Tras "La Otra Campaña"

En este blog, como estéticamente queda patente, simpatizamos (joé, cómo me gusta el plural mayestático) con la causa del EZLN, con su levantamiento y con sus postulados políticos fundamentales. No así con parte de su táctica.

El EZLN cometió un grave error hace unos años al entrar en batalla abierta con el candidato opositor López Obrador. Pecó de grave sectarismo al declarar antes de las elecciones que quienes estaban con López Obrador “no pueden estar con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional”.
El PRD, aún con sus tremendos vicios, realizó en su día actividad política encaminada al exitoso proceso de paz en Chiapas, y estuvo apoyando gran parte de las demandas indigenistas. López Obrador no era “lo mismo pero de otro color”. El EZLN se equivocaba.

Y finalmente la tragedia sucedió: López Obrador no obtuvo un margen de votos lo suficientemente amplio como para impedir el pucherazo. No sé cuánta responsabilidad se le puede atribuir al EZLN en esto, pero creo que se puede afirmar sin miedo a equivocarse que no tuvo una actitud responsable…había que apoyar, con todos los matices, a López Obrador.

La derrota de López Obrador impidió que México se sumara a ese bloque progresista latinoamericano que no es sumiso ante el imperio realmente existente.

Según el análisis de Guillermo Almeyra sobre los movimientos sociales mexicanos, el EZLN sigue pagando en la actualidad el haberse quedado fuera de juego en 2006. Puedes leer su artículo (publicado también en Le Monde Diplomatique de Febrero) aquí.

6 comentarios:

MarioJPC dijo...

Desde luego, el problema mejicano es de ordago. Es triste que no haya jni siquiera una cierta cooperacion entre las parte de reforma y revolcucion. No puede ser que siempre haga falta en todos lso casos una figura glutinante, verdad?

Javi dijo...

Por abajo parece que no hay una unidad en el movimiento indígena como la que llevó a Morales a la Presidencia en Bolivia; pero por arriba por lo que leo el "gobierno legítimo" y el "Frente Amplio Progresista" se andan moviendo bastante para no fallar en 2012. A ver en qué queda la cosa.

Jara dijo...

Compita, López Obrador ni de lejos es de izquierda... y por otra parte, un fraude es un fraude y no hay margen de votos que lo impida. Pregunta, sino, a Cárdenas, que en el 88 ganó y parece que por mucho, y "se cayó el sistema" y fue proclamadao Salinas como Presidente...

Por cierto, los perredistas de Chiapas, aquellos que son Lopezobradorista "de hueso colorado", es decir, hasta la médula, son los que llevan años encabezando las agresiones a los zapatistas... no son sólo los priístas, también los perredistas y desde antes de que el EZLN no estuviera a favor de AMLO

Javi dijo...

Que Obrador "ni de lejos es izquierda" me parece una afirmación ultrasectaria. Obrador es progresista: eso no quita que haya gentes más a su izquierda ni que esté libre de pecado. México estaría mejor con AMLO que sin él (al igual que España está mejor con Zapatero que con la derecha, pese a que muchos consideren que Zapatero "ni de lejos es izquierda").

PD.: entra dentro de lo normal (que no de lo bueno) que sean perredistas quienes hoy anden jodiendo en Chiapas...¡son los que gobiernan el Estado!

Xavi Cutillas dijo...

Felicitaciones por el post. No es lo normal en la izquierda española hablar de México sin mitificar al EZLN.

Alexis Herrera dijo...

Chequen http://rumbosocilista.blogspot.com Mientras el poder económico lo ostenten las familias aristocráticas en México ni AMLO ni los perredistas ni los que se hacen llamar de izquierda van a solucionar los problemas existentes, y aunque les importara no lo arian porque el poder real lo tienen los ricos y el imperio gringo. Por eso es que solo en el socialismo otro mundo es posible. La fe que el pueblo deposita en los políticos es algo que ya debe desaparecer por que hemos estado teniendo esperanzas durante 200 años. Lo que necesitamos es que el pueblo se levante y tomo les medios de producción, las fabricas, etc por que solo cuando tengamos el poder económico tendremos el poder político y una verdadera libertad.