Dawson Crece: sobradamente pedantes

No sé si recordáis aquel anuncio de un Renault Clio en el que un jefe regañaba a su joven y rebelde empleado. El patrón le decía que llegaba tarde al trabajo, que contestaba al gerente, que vestía inapropiadamente, que tocaba el saxofón por las noches...y al final el jefe le cascaba algo así tal que "y es que, como dice Kant, hay ciertas cosas que, para saberlas bien, no basta haberlas aprendido".

El joven y rebelde empleado reconocía los cargos que se le imputaban a la vez que señalaba lo muy preparado que estaba para el curro y, antes de irse del despacho del jefe, le corregía señalándole que la cita no era de Kant, sino de Séneca. El anuncio acababa con un rótulo que ponía "JASP: Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados".

Sí, sí, a nadie se nos escapa que el joven y rebelde empleado estará hoy haciendo un cursillo del paro y seguirá con aquel mismo Clio. Pero no es de eso de lo que quería hablar, sino de que, hasta donde alcanzo a recordar, aquel fue el primer producto del que tengo constancia destinado a gafapastas, culturetas y asimilados (y es que al jefe sólo le faltó acusarle de ir los jueves a la filmoteca a ver películas kurdas en versión original subtitulada).

El otro gran producto de consumo masivo que recuerdo de esos tiempos enfocado hacia un público que hoy reconoceríamos como gafapasta o cultureta es la serie Dawson Crece. De hecho todos los que hoy somos de alguna manera gafapastas o culturetas compartimos el haber sido seguidores de Dawson Crece, al menos de sus dos o tres primeras temporadas.

Digámoslo, gente, hay que decirlo: los personajes de Dawson Crece eran muuuuuy pedantes. Hoy uno los mira y piensa cosas como "pero qué daño les ha hecho a estos tíos de Capeside leer a Marcel Proust con trece años" o "qué mala digestión han hecho de la película del camello que llora".

La tierna y dulce Joey acababa resultando brutalmente cansina, se enfadaba con Dawson por unos rollos metafísicos inentendibles y daban unas ganas tremendas de apagar la televisión cuando se indignaba por pijadas. Pacey no podía ser más genio-atormentado-maldito-bohemio-rebelde-inconformista-pasota...¡lo tenía todo para ser odiado! Normal que acabaran juntos él y Joey.

La serie la siguen reponiendo en la televisión autonómica. Viéndola un ratito mientras desayunaba el otro día me di cuenta de que, sin duda, la más normal de todos era Jen, que al fin y al cabo tenía aficiones tan mundanas como el sexo y las drogas. ¡Y van y se la cargan en el último episodio! ¿Por qué tanto odio, señores productores de Dawson Crece? ¡¿Por qué tanto odio?!

[Está sucediendo algo raro en los comentarios...sólo se ven todos los comentarios que se han hecho si se da a "publicar un comentario"...qué movida tan rara...le ha debido dar un rollo chungo a blogger]

9 comentarios:

Gherrilheira dijo...

Oye, que a mi me molaba la serie y no me considero especialmente gafapasta

Jorge dijo...

Yo no la llegué a ver... prefería deleitarme con Abbas Kiarostami en la Filmo(no importaba si era en versión original, porque casi no hablaban).

Pero desde hace un tiempo me he aficionado a las series: ¿has visto Mad Men?

Anónimo dijo...

Yo tengo la sana costumbre de solo ver porno en versión original

Aynhat dijo...

Me has decepcionado profundamente DAWSON CRECE?????!!!!
Siempre me ha parecido la serie de adolescentes más horrible y alejada de la realidad que ha existido, ¿quien con 16 año analiza sus sentimientos profundos durante conversaciones absurdas?

Yo era más de Parker Lewis nunca pirde.

Javi dijo...

@ Uxía: eres un bastante gafapasta, de hecho eres gafapasta de segundo nivel, de esos que niegan serlo. Y además la serie tenía presente el rollo de la homosexualidad vía Jack, y eso también te tocaría la patata. 'Quicir', que a tí Dawon te molaría por partida doble.

@ Jorge: todo diox me ha hablado bien de "Mad Men", pero no la he visto. A ver si me la descargo cuando saque tiempo.

@ Anónimo: diría que eres Mitxel, pero al no meter nada sobre Patxi López en el comentario me saltan dudas XD

@ Aynhat: la de Parker Lewis la ví durante un tiempo (supongo que una reposición) y tenía su punto simpático. Las pintas de la peña de dicha serie eran impagables!

Red dijo...

Ese tipo de gafapastismo está desfasado. Hoy en día se lleva el gafapastismo friki, que consiste en que te gustan los mismos productos culturales que le gustan a la plebe, pero por razones absolutamente pedantes. Escribir tesis doctorales sobre "Aquí hay tomate" o sobre "Escenas de matrimonio", eso es lo que mola ahora.

Gherrilheira dijo...

Drazen (sorry, pero para mí ya es tarde para empezar a llamarte Javi) es imposible que sea gafapasta: si no me gusta Christina Rosenvinge!!

Anónimo dijo...

Sólo imaginar que las palabras "porno" y "Patxi López" podrían estar en la misma frase, me ha quitado al menos 5 años de fertilidad.
Ainhoa

Rodaimos dijo...

Ni siquiera sabía que existe esta serie O_o
( A lo mejor por eso me siento tan fuera de onda con la gente de mi quinta )