Isósceles y Escaleno entran en un bar

[Ésta entrada es una respuesta a la reflexión suscitada por mi amigo J.E. en su magnífico blog. Responderé a la misma en forma de diálogo socrático protagonizado por el aprendiz griego Escaleno y su ebrio maestro meteco Isósceles]

Isósceles – Oye Escaleno, ¿no tendrás por casualidad un mechero, eh?

Escaleno – Tengo yesca y pedernal, maestro.

Isósceles – Joer, ¿nadie en toda la puta polis tiene un jodido mechero? ¡¿Es tanto pedir un puto mechero?!

Escaleno - Cambiando de tema, maestro, tenía algo que preguntarle: ¿no es la libertad irresolublemente paradójica?

Isósceles – Mmmm…explícate un poco más.

Escaleno – Por ejemplo, ¿acaso no es paradójico, en términos de libertad, que gente como nosotros defienda que no se ha de tener derecho a contratar una hipoteca de mierda, y sin embargo defendamos el derecho al suicidio asistido?

Isósceles - No me gusta ponerme mayéutico antes de comer, pero piensa en el siguiente caso: a una mujer un desgraciado le pone un cuchillo en el cuello, advirtiendo éste a la muchacha de que o mantiene relaciones sexuales con él o la matará. Si ella accediera a acostarse con él para salvar su vida, ¿estaríamos ante un acto libre de la mujer?

Escaleno – No maestro, no lo estaría. Se ha visto obligada a elegir el mal menor para salvaguardar un bien preciado, como es su vida. Su actuación no ha sido fruto de un acto de libertad, sino todo lo contrario, fruto de una coacción.

Isósceles - ¿Y cuál es la diferencia entre esa mujer y el firmante de la hipoteca de mierda?

Escaleno – Pues…supongo que ninguna: la mujer elije ser violada antes que morir, y el firmante de la hipoteca de mierda elije esa hipoteca de mierda antes que no tener casa. En ambos casos había alguien con una posición dominante sobre el otro (en el primero ejemplo el violador, en el segundo el banco) que obligaba a la parte débil a pasar por una situación indeseable.

Isósceles - ¿Dirías que es un acto liberticida perseguir a los violadores o a quienes ofrecen hipotecas con clausulas abusivas?

Escaleno – No, no lo creo. Más bien es una conquista favorable a la libertad, maestro.

Isósceles - ¿Por qué es favorable a la libertad el impedir que haya quienes ejerzan una posición de fuerza sobre los demás?

Escaleno – Porque las conductas libres se dan entre iguales. Si alguien ejerce la violencia sobre el otro por ser dominante su posición…ahí no hay libertad.

Isósceles - Entonces podríamos concluir que la igualdad es un requisito necesario para la existencia de libertad, ¿no?

Escaleno – Totalmente.

Isósceles – Y en el caso del tipo que requiere un suicidio asistido, ¿existe desigualdad alguna que nos permita predicar que dicha acción, suicidarse, no es un acto libre?

Escaleno – No. Su suicidio, por así decirlo, no se ejerce “contra nadie”. Es un acto libre.

Isósceles – Vemos pues que no había paradoja alguna.

Escaleno – Maestro, es usted la leche. ¿Podría darme una conclusión a modo de cierre para anotarla en mi bloc y si eso, el día de mañana, escribir un libro sobre sus enseñanzas?

Isósceles – Claro, claro. Toma nota: la libertad es una pura ficción ideológica en ausencia de igualdad. Cuando te ves obligado, por ejemplo, a aceptar que alguien se apropie de parte de tu trabajo, no realizas una acción libre, sino un acto que es fruto de una coacción, fruto de la violencia. En ocasiones la violencia puede estar tan generalizada, ser tan estructural, que incluso puede llegar a parecernos que es de recibo la existencia de una “libertad para explotar”. No es así: esa “libertad para explotar” es una salvajada liberticida, eso no es libertad, sino todo lo contrario. Como tú mismo has dicho antes, Escaleno, las conductas libres se dan entre iguales.

Escaleno – Siempre me deja usted impresionado, maestro. ¿Dónde ha aprendido todas estas cosas?

Isósceles – Escaleno, deja de hacerme la pelota y vete a buscar un puto mechero, anda.

Escaleno - ¡Ahora mismo, maestro!

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Me chirría la siguiente y muy categórica afirmación:

"la igualdad es un requisito necesario para la existencia de libertad?"

No voy a defender ni mucho menos las diferencias sociales, pero el hecho de que haya gente más poderosa que yo no implica ninguna vulneración a mi libertad. El problema viene cuando alguno de estos poderosos no respeta mi libertad.

Para evitar las violaciones no hay que prohibir los cuchillos (que sería la diferencia que permite al violador abusar de la hipotética mujer que comenta el maestro griego), se debe prohibir este acto e intentar convencer al mundo de que no se debe violar.

El matiz, que falta ahí, puede ser que la igualdad evita los abusos partiendo de la base de que la gente es mala.

Javi dijo...

Es que ni pretendo prohibir los cuchillos (herramienta de la que se sirve el violador del ejemplo), ni pretendo prohibir el préstamo (herramienta de la que se sirve el tipo que hace una hipoteca abusiva en el ejemplo), ni pretendo prohibir los medios de producción (herramienta de la que se sirve el empresario para extraer la plusvalía al trabajador).

Prohibiría, eso sí, las violaciones (prohibición que ya existe), la existencia de hipotecas abusivas (prohibición que desgraciadamente sólo existe para determinadas claúsulas concretas -a mi me gustaría que se profundizara en ella para que algún día el contrato de hipoteca no sea pura usura-), y la propiedad privada de los medios de producción (prohibición que obviamente no existe, pues el capitalismo se fundamenta en que unos pocos poseen los medios con los que se produce, extrayendo la plusvalía de los currantes).

Creo en un sistema productivo altamente socializado como forma de alcanzar la libertad. Sostengo que el capitalismo genera brutales explotaciones en nombre de la "libertad", y un abismo entre clases en nombre de la "igualdad" (es decir, que en el sistema global en el que vivimos, "libertad" e "igualdad" son meras ficciones ideológicas).

Reivindico que ambos conceptos (libertad e igualdad) sólo pueden darse de una forma plena en un sistema socialista (y, por supuesto, no en cualquier "sistema socialista", no soy así de ingenuo o de concesivo para con el socialismo: puede haber un "socialismo" tremendamente hijodeputa).

En el debate antropológico (o metafísico, depende de cómo lo enfoques) de si la gente es "buena" o "mala" no entro: no tengo ni puta idea ni tampoco me parece decisivo (si resulta que la gente es buena por naturaleza, pues cojonudo; si es mala por naturaleza, pues tendremos que pensar en algún sistema que nos permita convivir con nuestras maldades particulares sin joder mucho al vecino). Vaya, que no me parece una cuestión central el tema, aunque no niego que pueda tener interés.

Anónimo dijo...

En cambio a mí me parece una de las afirmaciones claves... La falta de libertad de unos deriva del poder desigual que ejercen los otros, y lo peor de todo, de la consciencia de ello, o dicho de otra forma, de la ignorancia de que el de al lado tuyo es igual que tú. Parece una chorrada así dicho, pero en pedagogía es uno de los pasos fundamentales del desarrollo del individuo, cuándo el chavalín se da cuenta que no tiene que clavar el lápiz en el ojo a su hermanito no por el increíble cabreo que se agarrarían mamá y papá, sino porque el hermanito en cuestión es igual de persona que él mismo y si a él le duele el pincho moruno óptico, al prójimo también... Y no es una cuestión maniqueísta de bien y mal, es una cuestión de "puedo hacerlo y lo hago" sin profundizar las consecuencias del acto, cosa que en mayor o menor medida hacemos todos. Vamos, en definitiva, que el poder corrompe y tiende a perpetuarse :P
Ainhoa
ps.cagüen...yo que pensé que esto se había convertido en un blog anarquista...

Juan dijo...

Seguramente la entrada más soberbia que he leído nunca. Entronca perfectamente la tradición republicana (me refiero a la filosófica, no a la tricolor) con la socialista, muy en la línea de Antoni Domènech ("El eclipse de la fraternidad").

Jorge dijo...

Joé, es que uno lee estas entradas y dice... ¿ahora qué escribo yo? Solo te ha faltado escribir -como buen leguleyo- "fictio iuris" (¡cómo me gusta esa expresión!)

Como dice Juan (y yo había puesto en el blog de tu colega) entronca perfectamente con el republicanismo (by the way, también es recomendable el libro de Andrés de Francisco "Democracia y ciudadanía").

Por eso, no tiene razón Anónimo cuando dice:

"... el hecho de que haya gente más poderosa que yo no implica ninguna vulneración a mi libertad. El problema viene cuando alguno de estos poderosos no respeta mi libertad"

No. Como no se cansa de decir Pettit, el problema no es que el poderoso no respete tu libertad o no interfiera en tu vida... el problema es ¡que pueda hacerlo!

En la relación laboral no hace falta que tu jefe te despida para que haya poder y dominación, basta con que exista esa posibilidad y sobrevuele como una amenaza para conseguir tu obediencia.

Tampoco hace falta que un capitalista se lleve su capital a otro país o deje de invertir para que tenga poder sobre la política democrática de un Estado, basta con que pueda hacerlo y esa posibilidad condicione el tipo de política económica que se puede llevar a cabo.

La libertad consiste en la ausencia de dominación: es decir, en la capacidad de vivir sin estar a merced de otros más poderosos. Así que el único modo de conseguirla es: por un lado, que todas las personas dispongan de bases materiales para "no tener que vivir con el permiso" de otros más poderosos, y por el otro, que no existan otros mucho más poderosos o que su poder sea democráticamente controlado.

Inés dijo...

Genial.

Fede dijo...

Los mismos derechos para todos/as al mismo tiempo.

Juan dijo...

Joé, Jorge, te juro que no había leído tu otro comentario cuando cité a Domènech... Tenemos telepatía pedante y todo.

J.E. dijo...

Ante todo, excelente entrada y fantástica contestación.

Por otro lado, en un plano muy, muy teórico puede existir libertad sin igualdad, pero en un plano realista tienes toda la razón del mundo: La libertad solo se da entre seres iguales (al igual que la política,en mi opinión, pero eso ya lo desarrollaré en otra entrada de mi blog).

En realidad la clave de mi reflexión podría girar más en torno al equilibrio entre igualdad, libertad y justicia (El triangulo conceptual republicano) y en realidad que si bien la igualdad es un requisito para la libertad, también es cierto que puede existir igualdad sin libertad: Un sistema que oprimiera a todos por igual (Creo que por ahí andan tus tiros cuando contestas que no cualquier sistema socialista vale).

El problema, que es un poco lo que quería dejar claro, es que no existe la solución perfecta, o mejor dicho, la construcción social perfecta, en mi opinión.
Aunque en mi opinión el socialismo bien entendido (El que tome la igualdad como base de la libertad) nos acerca, en realidad en un problema irresoluble; Solo nos queda la constante rectificación mediante la política y la movilización.

Por cierto, anónimo nº1, la gente no es mala, yo no creo en el bien y el mal, pero si es cierto que la masa no sabe lo que quiere.

Esto último dicho sea dicho con ganas de hacer polemica, no lo dudes ;P

Javi dijo...

Me leeré el libro que me habéis recomendado de Antoni Domènech (aunque con el cuento de los libros por 2€ que regala Público, tengo tantas lecturas pendientes que posiblemente acabe leyendo al susodicho en el año 2014 o por ahí).

Del rollo republicano conocía a Joaquín Miras*. No sé si tiene libro publicado, pero rulan por el internete unos cuantos artículos suyos en esa línea que están muy muy muy chulos.

* por no mentar de nuevo a ÉL, a Carlos Fernández Liria, ser probablemente proveniente de kriptón del que soy algo así como un groupie XD

@ J.E.: sobre que "también es cierto que puede existir igualdad sin libertad: un sistema que oprimiera a todos por igual": sí, totalmente de acuerdo, a eso exactamente iba.

@ Ainhoa, mi viaje al anarquismo ya me lo anunció un comentarista aquí: http://tinyurl.com/yjb63r9
Pero no, no se ha producido tal trayecto, I Love Marx XD

Recibid todos un cordial saludo, ¡gracias por los aportes!

Anónimo dijo...

Libertad, divina quimera.

mitxel

ceronegativo dijo...

:-o

sin palabras, me parece que mañana chapo el blog ¿para que escribir yo un blog si esta el tuyo?

Dándaros dijo...

Sólo decir que no te vuelvas a ir por vacaciones o algo similar, te lo prohibo XD.

Catón dijo...

Estoy basicamente de acuerdo, pero...

No estoy tan seguro que el anciano que se quiere suicidar asistidamente sea libre: Yo soy yo y mis circunstancias y son las circunstancias de este hombre las que le empujan a tomar esa decision, no en libertad sino totalmente condicionado por ellas.

Es decir el abuelete esta tan condicionado por sus circunstancias como la muchacha.

El problema de buscar la igualdad a traves de la socializacion de tal o cual cosa es que ¿quien maneja los bienes comunales? el que manda y entonces no utilizara el ya de por si poderoso estos medios comunales para fortalecer mas su posicion, me temo que si.

Javi dijo...

El que quiere suicidarse asistidamente claro que tiene unas circunstancias que le llevan a desear la muerte. No es en las circunstancias que les rodean en lo que se diferencias el suicida asistido y la mujer que prefiere ser violada antes de morir: ambos se encuentran en circunstancias jodidas para tomar su decisión.

La diferencia estriba aquí: esas circunstancias de la mujer vienen de que alguien ejerce contra ella violencia, que está sobre ella. No es así en el caso del suicida*

*a no ser que esté siendo obligado por alguien a suicidarse, cosa que sería equiparable, por supuesto, a la muchacha violada. En éste ejemplo tratamos de alguien que, sin ser forzado a ello más que por su propia voluntad de no seguir viviendo, decide darse muerte.

Sobre lo de "quién maneja los bienes comunales": en un sistema socialista racional, los bienes comunes los manejan los comuneros (bien ellos mismos directamente o bien un gestor por delegación de aquellos). De no ser así, estaríamos ante una tiranía, donde la voluntad de los comuneros es suplantada por la del tirano (cosa que es precisamente la que aquí criticamos: que haya alguien que no deje espacio a la libertad por situarse por encima de los ciudadanos).

Catón dijo...

Sobre el tema del abuelo debo reconocer que tienes razón en la diferencia de la no existencia de una persona ejerciendo presión.

Lo del manejo de los comunales no se, nunca ha dado resultado y creo que la propia naturaleza humana imposbilita esta hipotesis mas alla de la utopia. Yo creo que es mejor que cada uno sea dueño de lo suyo.

Anónimo dijo...

Buena entrada, me encanta cuando haces dialogos. Pero... creo que ves demasiado el ultimo superviviente, ¿me equivoco?

Tonix

Anónimo dijo...

@ Catón: lo que es una "utopía" es pensar que este sistema es todavía sostenible a medio o largo plazo.
Ainhoa

Catón dijo...

xD Pues claro que es sostenible este sistema, lo que no puede ser es asumible.

Anónimo dijo...

No,no, asumible sí que es, ya que muchas personas están encantadas de la vida con este sistema y la idea de tener libertad absoluta les aterra porque implicaría ser los responsables de sus acciones y no tener alguien a quién echarle la culpa... Pero en cambio no es sostenible porque esta lobotomización generalizada en la que hemos prostituido consciente o resignadamente nuestras libertades, (hasta la interior) se mantiene por el deseo de otras necesidades superflúas que no son sostenibles para nada...
Nos venden la moto de que hay que aumentar la natalidad y por otro lado crece el desempleo y se quejan de la inmigración... Así, cumpliremos nuestro deber como ciudadanos trayendo más desocupados al mundo y aceptaremos las reglas de esclavitud porque tendremos que comprar al churumbel el iPod a plazos en el MediaWorld...
Mmmmm igual esto no tenía mucho que ver, pero después de la charla de ayer sobre Reproducción Asistida y 3 horas de clase de Embriología estoy muy sensible con el tema... snif snif, no me queda la esperanza ni de que nos volvamos todos estériles porque aún así nos podremos seguir reproduciendo como conejos...
Ainhoa

Sira dijo...

Querido Javi, con esta progresión te veo con una cátedra en un par de meses. Eso sí con estilo propio y mucho sentido del humor.
La entrada es tan buena, que un amigo me la reenviado por mail señalando la genialidad, así que la he leído dos veces.
Besos

Javi dijo...

Jaja, gracies Sira, saluda a tu amigo lector de mi parte! :-D

Red dijo...

Como Escaleno, tomo nota: la libertad es una pura ficción ideológica en ausencia de igualdad. Espero no olvidarlo nunca. Genial, Hijo Rojo.

(Por cierto, ¿el acto de Escaleno de ir a por el mechero es un acto libre?)

Javi dijo...

Mmmm...difícil de saber...

Habrá que profundizar en próximas entregas qué relación tienen el ebrio maestro meteco Isósceles y su discípulo Escaleno, para saber si se trata de algo "inter pares" XD