Un pequeño juicio (no muy razonado) al "marxismo analítico"

Aprovechando que es fin de semana y que, por tanto, éste blog no lo lee ni Crom (cosa de la que me alegro, pues el día en que reciba mil visitas un sábado significará que por fin han aprobado la directiva de las 65 horas y que a vosotros, pobres angelicos, no os queda más remedio que intentar no generar mucha plusvalía leyendo ésta bitácora en vuestra oficina en lugar de currar), voy a hablar de un tema que no sólo no es divertido, sino que se la sopla a la práctica totalidad del planeta: el “marxismo analítico”.

Yo tras leer de qué va a ir la entrada de hoy ya estaría en el parque paseando al perro, poniendo la tele para ver si echan motociclismo o abriendo el Youtube para ver algún vídeo de gente metiéndose galletas. ¿Tú no? Pues allá cada cual, pero luego no digas que no te lo advertí.

El caso es que un día mi admirado Jorge el de ForoIU me prometió que nos haría una especie de sinopsis sobre de qué palo iba la gente del “Grupo de Septiembre”. Como de aquello ha debido de pasar un año y el desagraciao de él pasó del asunto totalmente, me tuve que poner a informarme por mi cuenta (cosa que me dio la hostia de pereza, para qué vamos a negarlo).

Tras meterme entre pecho y espalda algunos textos de Gerald A. Cohen y de John Roemer, creo que me he formado una idea relativamente fundada sobre sus postulados básicos. Me gustaría poder hacerles una crítica de calado, pero ni mi formación en filosofía y economía me lo permite, ni soy un experto en su obra, así que me limitaré a hacer lo que anuncio en el título: un pequeño juicio (no muy razonado, pues se basa más en intuiciones que en convicciones meditadísimas) al “marxismo analítico”.

Tengo que decir que simpatizo con su intento de despojar al marxismo del velo “dialéctico”. A mi el rollo metafísico nunca me ha gustado, y no le tengo ningún aprecio a la llamada “dialéctica materialista”. Más bien todo lo contrario, creo que un buen materialista debería intentar rescatar a Marx de la niebla hegeliana. Marx es a la economía lo que Newton a la física o Darwin a la biología: a la luz del siglo XXI no necesitamos recurrir a algo casi teológico del estilo del “diamat soviético” para poner en valor su crítica de la economía o su teoría de la historia.

Dicho esto, creo que en su intento por tirar el agua sucia se les ha ido el niño por el fregadero. Suele ser habitual que estos autores tomen un concepto, lo lleven hasta el absurdo, y luego le den palos a ese producto deformado que acaban de crear. Las objeciones de Roemer al concepto de “explotación” manejado por los marxistas son chiripitiflaúticas: tras darle mil vueltas loquísimas acaba creándose un concepto de explotación a su medida y justificando así que no todo tipo de explotación es inmoral. Claro, considerando como él hace que un parapléjico que vive de una pensión del Estado es un “explotador” yo tampoco consideraría que toda explotación es una inmoralidad…¡pero es que los marxistas no sostenemos que ese parapléjico esté explotando a nadie! Los discapacitados que no pueden trabajar no son “explotadores” porque no obtienen la plusvalía de los trabajadores. Para ser un “explotador” has de sacarle a alguien la plusvalía (es decir, ese valor que el currante produce durante todo el tiempo extra que sigue trabajando después del tiempo de trabajo en que ya ha reproducido el valor de su fuerza de trabajo). En términos simples, quien no “compra fuerza de trabajo” no puede ser explotador. Esto que hasta mi abuela de noventa años y votante de derechas entiende, Roemer se empeña en estirarlo hasta límites increíbles para acabar manejando un concepto bastante simplista de explotación y que además no sostiene ningún marxista…y después ataca ese concepto que sólo él utiliza.

También me da repeluco ver a dónde les han llevado sus ideas. Que Cohen acabara en el Partido Laborista no me dice nada bueno sobre el potencial transformador de sus tesis…y para mí una teoría política que no sirva para cambiar este mundo que está tan jodido, que pueda ser sostenida sin demasiados problemas desde las filas del socioliberalismo…pues me da mal rollo. Tampoco he entendido nunca eso que Gustavo Bueno llama “ortogramas”…pero después de comprobar que en última instancia se usan para defender las tesis del Partido Popular, tampoco creo que me haga mucha falta el conocer a qué se refiere con esa palabra. Con los “marxista analíticos” me pasa similar que con Bueno: algo que puede ser aplaudido por Blair (en el caso de Cohen) o por los señoritos ovetenses (en el caso de Bueno) me produce ya de mano reacciones alérgicas.

[Entrada relacionada en El Hijo Rojo: "La ciencia y el marxismo"; hilo relacionado en ForoIU: "La ciencia, el marxismo y la izquierda"]

12 comentarios:

Rubén dijo...

Gracias HR por el post aunque me esperaba un análisis aún más en detalle del marxismo analítico. La verdad es que no he leído ninguna de las obras claves para entender qué es exactamente aunque me han recomendado Free to lose (Roemer) y Making sense of Marx (Elster). ¿Son estos dos algunos de los libros que te has leído del tema? ¿recomendarías algún libro sobre el marxismo actual?

Sobre el post, yo sólo tengo referencias del marxismo analítico por parte de Przeworski y de forma tangencial. Por ejemplo, cuando habla sobre los problemas de los sistemas soviéticos para asignar recursos debido a que carecían del sistema de precios. ¿Conoces algun pensador marxista que "supere" la experiencia soviética?¿alguna recomendación bibliográfica?

felicidades por el blog!

Javi dijo...

No puedo entrar más en detalle porque como señalé me faltan lecturas y conocimiento.

No, no me he leído ninguno de esos dos. Me he leído los libros "Si eres igualitarista, ¿por qué eres tan rico?" y "Teoría de la Historia de Marx: una defensa" de Cohen; y de Roemer, ante la imposibilidad de encontrarcon facilidad sus libros en español, he leído artículos suyos o de sus defensores que hacían relación a su teoría sobre las clases y la explotación (supongo que son cosas sacadas de su libro "A General Theory of Exploitation and Class"). Si chanas de inglés y le echas una paciencia de la que yo carezco, puedes encontrar "Marxismo analítico" de Roemer aquí: http://bit.ly/1ezYb

A mi creo que me había recomendado Jorge que leyera cosas de Erik Olin Wright, cosa que tengo pendiente.

Sobre si puedo recomendar alguna obra de marxismo actual: sopena de ser simplón y poco sofisticado, te recomendaría "Capitalismo y nihilismo" de Santiago Alba Rico y "Educación para la Ciudadanía" de Fernández Liria & cía.

En relación al rollo soviético, los precios, y demás intríngulis económicos: no tengo ni la más remota idea.

A bloguear dijo...

No comparto tu animadversión a la dialectica hegeliana que marx usa. El problema viene de la percepción que se nos ha trasmitido del diamat, que algunos lo venden como la vieja fe: algo que aunque no entiendas, confía en mi que es verdad.

La mayoría de conceptos de diamat, su utilización en los analisis históricos, y su uso para otros analisis (de corte social o económico), generalmente me son útiles.

Otra cosa es obsesionarse, e intentar aplicar esos conceptos donde no cogen ni por asomo. Pero es que eso para mi no es marxista.

El ejemplo claro es Lenin, que se saltó a la torera las concrecciones marxistas. Los principios los mantuvo intactos. Si Lenin hubiese sido marxiano, jamás habría habido revolución rusa.

Y me resulta llamativo que el marx que más te guste sea el económico, que muchos "marxistas" toman con recelo.

El concepto de plusvalor, de clase social respecto a la posición de los medios de producción,hoy en día es mucho más compleja de lo que jamas marx pudo pesar.

Marx fue el puto amo al encontrar la genesis y el talón de aquiles del capitalismo. Pero sus estudios datan de mediados del siglo XIX.

Marx refutó a los economistas, filosofos, políticos, sociologos...del siglo XIX, no a los del siglo XXI.

Jorge dijo...

¿No te ha gustado "Si eres igualitarista..." de Cohen?

Javi dijo...

@ Jorge: ¡sí, sí, me gustó! Si te soy sincero me moló sobre todo la parte biográfica: cuando cuenta cómo fue educado en Canadá, habla de los comunistas de por aquel entonces y cómo se lo montaban con los campamentos, cuando reflexiona sobre el tema de su religión...Y la estructura del libro está muy guay, es un poco el tipo de libro que creo que todos querríamos escribir, en cierta manera "caótico", mezclando ensayo con rollo muy personal, con biografía...el libro mola, vaya.

Javi dijo...

@ Viul: a lo mejor me gusta el Marx economista o el teórico de la historia porque no tengo mucha idea de economía o de teoría de la historia. Vaya, que hay que contar con que soy tremendamente ignorante en muchos rollos (por eso intento hablar de estos temas con humildad: soy consciente de que, a grandes rasgos, prácticamente no tengo ni puta idea).

No obstante el núcleo fundamental de la teoría económica de Marx, su crítica al capitalismo...joer, me parece plenamente vigente. Otra cosa es que haya evolucionado, se sepan más cosas, se haya desechado parte y se haya rescatado otra parte...joer, es lógico: los "darwinistas" de hoy, los científicos en biología, pese a que mantienen el núcleo de la teoría de Charles Darwin (la evolución biológica por selección natural), no comparten muchos de sus postulados originales. Han construído una "síntesis evolutiva moderna" unificando los conocimientos nuevos de un montón de ramas, y han llegado a una cosa que se reconoce como "darwinista" porque comparte aquél núcleo que fue un avance revolucionario en su época y que hoy ya está super actualizado por los descubrimientos en el campo de la genética, de la biología celeluar...

Alberto dijo...

Me imagino que aquí nadie se ha leido el libro de Ludwig Von Mises "El Socialismo. Análisis económico y sociológico." (1922). Pero nada, a seguir pensando en el profeta Marx.

Javi dijo...

Gracias por dejarnos a nuestra bola, nosotros por nuestra parte te dejaremos que sigas haciéndote pajas con Mises, Rand, Friedman y el resto de legitimadores del saqueo global. Un saludo.

Red dijo...

Jo, ¿le vamos a dejar, camarada? ¿No le vamos a mandar a la KGB? Es un blasfemo, ha llamado profeta a Marx y todos sabemos que Marx es Dios (y Lenin su profeta). Venga, camarada, déjeme mandarle a la KGB, porfa.

Rubén dijo...

Alberto, el post no iba sobre Marx sino sobre el grupo de septiembre que, por cierto, sí hacen reformulaciones de la economía marxista. De hecho, piensan en incluir el sistema de precios y otros avances innegables del capitalismo. Unos avances tan innegables como el fracaso del capitalismo como sistema, incapaz de poner los factores productivos YA EXISTENTES al servicio de la humanidad y condenando por ello a mitad de ella al hambre y la pobreza.

Anónimo dijo...

Mi sentir. Pequeña ignorante no saber de economía marxista... :(
Pero os dejo un link de un video de unos 47 minutejos muy gráfico. Vamos, nada nuevo, un pequeño resúmen de lo que todos sabemos pero que así visto en un flash, hace sentirme de mala ostia y tremendamente estúpida :)
http://www.youtube.com/watch?v=nHt2MJTqUOQ
Ainhoa

Julián dijo...

Una entrada interesante, sobre todo porque por estos lares peceros y ujotaceros son frecuentes los golpes de pecho de marxismo y marxismo-leninismo, pero escasa la formación.

Yo debo reconocer que no sé mucho sobre el marxismo analítico, me he limitado a mirar por encima alguna cosa de Elster, pero sin leerlo con calma ("Tuercas y tornillos" y el "Making sense of Marx").