La muerte del gato de Dragó

Me ha impresionado escuchar el audio en el que Sánchez Dragó llora la muerte de su gato Soseki. Me parece increíble que una persona que tiene esa sensibilidad hacia la muerte de un animal, pueda tener ese desprecio por la muerte violenta de un toro.

Dragó se muestra dolido por haber provocado, sin querer, el accidente en el que murió su gato (atrapado en un montacargas). Señala que tuvo “dos minutos de espantosa agonía”, tiempo muy inferior al que están padeciendo la tortura los toros en la plaza.

Amar a un animal en la forma en que los queremos quienes tenemos uno que nos hace compañía, me parece incompatible con disfrutar de un espectáculo que gira en torno a la muerte lenta y sangrienta de otro animal.

No me ha gustado leer foros en los que se mofan de Dragó: la muerte de un animal de compañía puede ser, según qué circunstancias, tanto o más dolorosa que la de un familiar. Creo que su llanto es sincero y su dolor me parece comprensible. Lo incomprensible me parece su tremenda contradicción. ¿No sufrió de la misma manera Soseki y los tropecientos toros cuya muerte fue Dragó contemplar como forma de recreo? En vez de montacargas, banderillas, picadores y espada.

Aquí podéis leer el "obituario" que Dragó escribió sobre su gato en El Mundo, y aquí el audio de Onda Cero en el programa de Isabel Gemio.

Acompaño la entrada de hoy con una foto de mi gata. Se llama Carmela. Tiene los ojos azules, pero ya sabéis que los globos oculares gatunos se llevan mal con los "flashes" de las cámaras, y parece como si fuera a lanzar de un momento a otro un rayo óptico a lo Cíclope.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

CARMELAAAAAAA=D

Kaneda dijo...

Cómo mola mi gatitoooo, ¿eh? Casi tanto como Calcetines.

Anónimo dijo...

No creo que Dragó se contradiga. Es indiferente que sea una persona o un animal. Lo que realmente importa es el tiempo que has perdido con ello (o la identificación personal). De aqui que con la muerte de un toro (al que no conoce y con el que no se identifica) no sienta lo mismo que con la muerte de su gato.

"Se puede juzgar el corazón de un hombre por su trato a los animales."
Inmanuel Kant

"La demagogia es la hipocresía del progreso."
Pierre Joseph Proudhon

Anónimo dijo...

Cierto es que Dragó no siente lo mismo por la muerte de su gato que por la de los pobres astados; eso, precisamente eso es lo que choca. Pero que tenga en cuenta que su felino es una animal como el otro, y el sufrimiento a la hora de morir es el mismo, peor lo del toro, ya que cuando el pobre gato agonizaba, nadie aplaudia y gritaba venga, venga, dale, dale. Esto es lo Dragó no entiende y esto es lo que de él no se entiende.

Anónimo dijo...

Me creo totalmente que sánchez Dragó llore por la muerte de su gato, los sentimientos identifican a las personas, y quien llora por un animal al que has querido y mimado, a veces, (es más que a un familiar) y no tiene ni punto de comparación com la muerte de un toro, un pollo,un conejo o un cerdo etc,etc......