Mi archienemiga

¿La burguesía? ¿La oligarquía mediática? ¡Quita pa’llá! Mi archienemiga es la señora bibliotecaria de la Casa de la Cultura de mi pueblo. Es más malvada que George Bush, sólo que carece de los medios de destrucción que aquél sí tenía, y por tanto es más inofensiva.

Desde hace un tiempo le ha dado por seguir una política de “proliferación de prohibiciones estúpidas” que ha irradiado al resto de trabajadores de la biblioteca, con lo que la Casa de la Cultura se ha convertido en una especie de micro-Estado totalitario donde el respeto a los derechos fundamentales de las personas brilla por su ausencia, y donde ella sería el Führer.

Aunque ya derogada por rebelión popular, fue mítica la prohibición de acceso a una determinada zona a “no universitarios”. Puede parecer chiripitiflaútico, pero es cierto: había unas mesas, las más chulis, con lámparas individuales y en lugar más tranquilo, donde se prohibía el acceso a toda persona que no cursara estudios universitarios. El desorganizado pero no estúpido populacho se pasaba la prohibición por el arco del triunfo, e incluso había universitarios que se negaban a acceder a dicha zona exclusiva para no participar en tan asquerosa política de apartheid hacia quienes se estaban sacando el graduado escolar, la educación secundaria, la FP, unas oposiciones del grupo C, o cualquier otra cosa tan digna como la más acojonante carrera universitaria.

Actualmente siguen vigentes (y creciendo y multiplicándose) prohibiciones que, además de estúpidas, son más anticonstitucionales que la Ley Orgánica de Partidos Políticos, como la de no poder acceder a la sala de estudio con comida (prohibir comer comida entra dentro de lo razonable, como lo es el prohibir fumar, pero prohibir entrar con la cajetilla de tabaco o con una lata de anchoas a la sala de estudio es una gilipoyez…y esto último sucede y se persigue, en serio).

También destaca por su borreguismo la prohibición de que los niños accedan a la sección de adultos. No es que “sección de adultos” sea un eufemismo para referirse a “el lugar de las revistas porno”. No, no, porno no hay, a donde se les prohíbe acceder es a la sección donde están libros como Oliver Twist y El Hobbit.

Este tipo de burradas sólo pueden salir de una mente que no entiende la función social de las normas: están para que convivamos mejor, no para dificultarnos la existencia; están para resolver conflictos, no para crearlos allá donde no existen.

La bibliotecaria legisla casi tanto como el Parlamento Europeo y, para los usuarios habituales de la Casa de la Cultura, no son menos importantes las normas emanadas de mi archienemiga que las que salen de Bruselas. Un programa político que se preocupase “por lo que de verdad importa” tendría que proponer qué hacer con esa señora.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que no aclara usted en su escrito es por qué se desplaza hasta Guantánamo para ir a una biblioteca.

Anónimo dijo...

perdón, el anónimo era

mitxel

Hugo dijo...

Hay que refundar esa Casa de la Cultura, pero ya.

MarioJPC dijo...

... Seguro qué no se llama Valeria Von Doom? Porque parece la novia del Doc Muerte, jo que lastima. Arriba los animos contra la tirana (esta mujer, no la capital europea)

Javi dijo...

@ Mitxel: jajajajajaja, el día menos pensado nos hacen una "suspensión sensorial" guantanamera XD

@ Hugo: más bien se necesita un proceso constituyente bibliotequil, al estilo UE XD

@ MarioJPC: de parecerse a alguien sería a Galactus XD

J.E. dijo...

Me he emocionado... de mayor quiero ser como esa mujer y trastornar a los usuarios con mis estúpidas neuras... XDDDDDDDD

Javi dijo...

Incapaz de vencer a dicha señora la en la actualidad, confié su derrota en que no tuviera sucesor y que con su jubilación acabara el reinado del terror...así que ante tu declaración de intenciones, sólo me queda una cosa que hacer

[descolgar teléfono] ¿Yurrita?...sí, soy yo...tengo un trabajito para tí, hay alguien de quien tienes que ocuparte...sí, exacto, es culipardo XD

Rhasputyn dijo...

la juve no puede hacer algo? jajajaja

no se, algo normal...una protesta, una huelga, boikot encubierto....¿revolución? XD

No se, me da a mi que eso les llenas de hojas de reclamaciones todos los días entre unos cuantos que os pongáis de acuerdo y esa tipa la cambian en dos telediarios.

Anónimo dijo...

Jeje, bueno a dia de hoy el paisanito enano tb es bastante garrulo, no solo la tia, a mi me prohibio bajar con un cafe y todo sea dicho que no esta prohibido, tas una peke-discusion diciendole ke las normas, que por cierto estan en una hojita, no trae nada de prohibido beber.

Hace 2 dias como dijiste le impidio a una amiga tuya el bajar con un kit kat comprado en la maquina de la biblioteca. Si no se pueden bajar los cafes ni la comida que venden en la propia biblioteca hay que hacer un boicot pa que se quejen los de la makina(ya sabes que los que pagan son lso que mandan).

Te propongo hacer unas nuevas normas, un manifiesto anti tecnicas dictatoriales contra los bedeles y otra animando al boicot mientrastanto de comprar cafe o mierda de la maquina, ¿que me dices?

Tonix

Anónimo dijo...

ah! ya que estas puedes dedicar otra entrada a la persona más poderosa de europa.

Tonix

J.E. dijo...

Lo dices como si Yurrita no me tuviera ya en la lista de "purgables" XDDDDDDDDD

Esther L. Barceló dijo...

Muy bueno, muy bueno... XD

MarioJPC dijo...

Pues si se parece a Galactus necesitas o el nulificador supremo o ser 4: un tio brasa, un cara dura, uno flexible y una tia a la que no se la vea.
Por otro lado este arquetipo... estas seguro que no es la reencarnacion de Hera o algo asi?
Venga animo.

Noticies dijo...

Esto es indignante ¿como voy a ir a estudiar yo sin mi lata de anchoas? ¿y con que acompaño el bocata de tortilla? Revolución ya, los libros son para el que se los trabaja, abajo el reino de terror en biblioteca, jeje salut

Javi dijo...

Gracias por vuestras innumerables muestras de solidaridad XD

Catón dijo...

hace dias que no escribo por aqui, estoy liadillo pero debo escribir en defensa de la bibliotecaria.

A bloguear dijo...

Señor gente así hace que se tenga en mala estima a esa noble profesión.
Disculpad, me sale la vena profesional.

De todas maneras recomiendo el uso del "libro de quejas", que aunque parezca que no, funciona.

Red dijo...

¡Eso! ¡Qué buena idea, el libro de quejas!

Mucho mejor que lo que yo iba a proponer, que era la guillotina.

El libro de quejas, tío, el libro de quejas, no lo dudes.

(Y si eso no funciona, ya sabes)

(Qué bueno, la palabra de verificación que tengo que poner en la casilla de abajo es "Redisms", traducible como "rojismos" XD )