Refutando la refutación al "Orgullo Gay"

Al acercarse estas fechas es clásico escuchar cosas del estilo "¿Orgullo Gay? Pues yo no lo entiendo, ¡es como estar orgulloso de tener el pelo castaño o de que te guste el color amarillo! Si ser gay es algo tan normal como ser heterosexual, ¿a cuento de qué estar orgulloso por ello?"

Es por eso que, anticipándome a estas voces que seguramente se oirán en los próximos días, encuentro de menester señalar lo siguiente:

No hay constancia de que nadie fuera discriminado por tener el pelo castaño (al menos en latitudes cercanas y épocas recientes). Tampoco que se impidiese a dos personas contraer matrimonio por el mero hecho de gustarles el color amarillo.

Los grupos sociales que han estado discriminados en algún momento histórico sí han exhibido orgullo de cosas que, sin las condiciones de represión, hubieran sido unos rasgos de su ser sin mayor trascendencia. Sirvan de ejemplo los Panteras Negras en EEUU o los indígenas bolivianos: ambos colectivos estaban orgullosos de su condición de negros e indígenas respectivamente; si no existieran situaciones de discriminación, ser afroamericano en Michigan o indígena en La Paz no tendría porqué tener más relevancia que tener el pelo castaño o debilidad por el color amarillo.

El orgullo es la actitud que se debe mostrar ante quienes señalan que una determinada característica noble del ser humano es merecedora de repulsa.

Y también quienes no somos gays, lesbianas, bisexuales o transexuales debemos estar orgullosos el día 28 de Junio: orgullosos de quienes pelean en primera línea por la consecución de una igualdad que vaya más allá de la meramente formal, orgullosos de quienes elevarán su voz para exigir que las organizaciones LGTB-fóbicas (como la Iglesia Católica) no vuelvan a recibir ni un euro del dinero público.

Así que el 28 de Junio a menear el cuerpo. Con orgullo.

[Entradas relacionadas en El Hijo Rojo: "Tetas y pirulas, ¡queremos estar juntas!"]

9 comentarios:

Gherrilheira dijo...

Hace poco se publicó en el Diario de Sevilla un árticulo titulado "Cuando no todo lo gay es guay" en el que el autor dice que el día del orgullo ya no tiene prácticamente nada de reivindicativo, y estoy de acuerdo. Hoy día la única diferencia entre el día del orgullo y carnaval es que en carnaval a veces llueve

Anónimo dijo...

entiendo que, efectivamente, un homosexual es una persona como usted y como yo, sólo que sometido a condiciones sociales más adversas.

Por ello me preguto cómo puede contribuir a la normalización un desfile, unas carrozas y una parafernalia que reproducen todos los tópicos sobre gays y lesbianas.

No lo entiendo. Todo parece organziado por un homófobo.

Anónimo dijo...

anónimo es mitxel, coño,

mitxel

Javi dijo...

El carácter reivindicativo es un tema aparte del "orgulloso de ser gay" vs. "no hay motivos por los que sentirse orgulloso".

Pero sí, comparto que el carácter reivindicativo del "Día del Orgullo" parece diluido, y antes eso hay dos opciones:

1- Dejar que siga así aceptando que se nos ha escapado de las manos, y optar por montar otro rollo más comprometido.
2- Intentar recuperar el carácter reivindicativo de ese día, ya que es una "marca" que ha costado consolidar y es un evento masivo.

Yo como creo que hay que estar donde esté "la masa" (en este caso y excepcionalmente con "la masa" no me refiero a Hulk) y de ahí empujarla hacia las causas, creo que la "2" es la más oportuna.

Red dijo...

No estoy de acuerdo, don Hijo Rojo. El orgullo está muy bien, creo yo, siempre que uno se enorgullezca de algo que tenga algún mérito. El orgullo sin mérito no lo entiendo. Y así es el orgullo gay. O el orgullo negro. Tiene mérito el activista que ha luchado contra la opresión, no el oprimido por el mero hecho de serlo.

Y si bien es cierto que los oprimidos a menudo han usado lo del orgullo, también otros lo usan para oprimir. Los soldados yankis, españoles, o israelíes que invaden o hacen llover las bombas sobre un país están orgullosísimos de ser yankis, españoles o israelíes, y el que impone el burka a su mujer está orgullosísimo de ser musulmán.

Además, sucede que en general los orgullos grupales suelen ser la excusa perfecta para la mediocridad individual, creo yo.

Yo he estado presente en celebraciones del Día del Orgullo Gay, y he visto poco activismo, poca reivindicación, y mucho hedonismo. Lo cual está de puta madre, a mí me encanta ser hedonista... pero ¿orgullo de qué?

Javi dijo...

@ Red: te capto, pero lo veo distinto: creo que bajo ciertas circunstancias de jodedura, una condición personal normal es por sí misma merecedora de orgullo. No porque tenga mérito ser homosexual, sino porque tiene mérito el vivir bajo discrimación.

Y sí, comparto contigo, como lo hacía con Uxía y con Mitxel, que el "Día del Orgullo" es mucha parafernalia y poca reivindicación. No obstante, con eso y con todo, parece hoy día el mejor escenario para plantear las reivindicaciones LGTB.

¡Recibid todos un cordial salud!

Alvaro Villar Calvo dijo...

CON PRECARIEDAD NO HAY IGUALDAD, Manifiesto IU Orgullo LGTB 2009

Un colectivo que necesita explicarse para ser respetado es un colectivo llamado a revolucionarse, a propagar el compromiso con la libertad y la emancipación propia y del conjunto de la Humanidad. Son palabras grandilocuentes, pero no dejan de retratar perfectamente la realidad de la lucha de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales a lo largo de tantas décadas. Hoy, 28 de junio de 2009, son palabras que cobran especial sentido, en el contexto de la mayor crisis económica mundial desde 1929.

Celebramos este año el Día del Orgullo y la Liberación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales recordando que las personas LGTB también son, también somos, becarios precarios, teleoperadoras que sobreviven por debajo del mileurismo, estudiantes de un sistema educativo público que se desmantela y nos invisibiliza, víctimas de la codicia especulativa condenadas a hipotecas de por vida, paradas sin subsidio, inmigrantes sin derechos. Y más aún: que las personas LGTB somos especialmente vulnerables a las situaciones de precariedad por la losa de discriminación que soportamos por nuestra orientación sexual o identidad de género.

No es casual ni anecdótico que quienes han promovido un modelo económico insostenible y quieren salir de la crisis aplicando las mismas recetas neoliberales, sean los mismos que brindan total complicidad o apoyan expresamente la discriminación y niegan el avance de derechos a las personas LGTB. El Parlamento europeo resultante de las elecciones del 7 de junio será un laboratorio de políticas regresivas contra los derechos sociales y civiles que la izquierda europea política, sindical y social hemos ido conquistando con tanto esfuerzo y lucha desde el siglo XIX.

No podemos quedarnos de brazos cruzados. Tenemos que plantar cara en la protesta y en la propuesta. Debemos recordar las múltiples discriminaciones cotidianas que las personas LGTB sufren, por el mero hecho de serlo, en la calle, en el trabajo, en la familia, en la escuela. Debemos subrayar que la igualdad formal que disfrutamos ni ha caído del cielo ni es suficiente. Debemos reaccionar ante cualquier intento de retroceso social y ante los recortes en las políticas de igualdad con la excusa de la crisis: frente al opaco anteproyecto de Ley de Igualdad de Trato que está preparando el Gobierno central, apostamos por una Ley Integral contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género valiente y garantista con una memoria económica digna. Debemos exigir que la austeridad, en cambio, empiece por retirar cualquier euro del erario público de las manos de aquellas instituciones LGTB-fóbicas, empezando por la Iglesia católica.

Debemos proclamar que el neoliberalismo no está en crisis, sino que es la crisis misma, y que no renunciamos a vivir en un mundo verdaderamente justo, libre e igualitario.

Izquierda Unida quiere que el espíritu arcoiris se extienda en forma de alegría rebelde y combativa. Hay más motivos que nunca para celebrar el Orgullo de nuestra lucha y para trabajar por la Liberación de todas y todos. Porque "con Precariedad No Hay Igualdad", porque "TransMariBolleras también somos clase obrera",

VIVA EL 28 DE JUNIO

rafa hortaleza dijo...

me pasé por aquí leyendo para lo mejor de la semana roja...

Javi dijo...

Se agradece que usted, se agredece XD