La kefia y la camiseta del Che

Vi con mis propios ojos cómo hará un año a un chaval se le rompía el corazón al ver un pañuelo palestino en el escaparate de Zara. Se quedó pasmado delante del cristal y, arrodillándose, levantó sus manos agarrotadas y gritó desgarradamente “¡noooooooooo! ¡¿porquéeeeeeee?!”.

Vale, vale, lo confieso, no lo vi: es una imagen alegórica.

Para desazón de muchos estetas antisistema, la moda hegemónica ha hecho suyas muchas de las prendas y los símbolos de esas personas. Antes que con el perfil del Che o con la kefia, sucedió con las crestas, con los vaqueros rotos y con un montón de cosas que por mi edad no recuerdo (mis recuerdos sobre moda se remontan como máximo a las hombreras). Y previsiblemente seguirá sucediendo en el futuro.

Siendo esa la realidad y siendo difícilmente enmendable, el quid estaría en cómo usar a nuestro favor el haber introducido esos símbolos dentro de la cultura hegemónica y usarlos como banderín de enganche.

Ante la camiseta del Che en el Pull & Bear se pueden tomar tres opciones:

1- La actitud de "ya me buscaré otra estética que me diferencie como un antisistema”.
2- La de "me la suda que me imiten porque a esta prenda llegué yo prime y sé lo que significa, así que paso y les escupo: ¡puagh!".
2- La de “hey, guapa la camiseta, ¿también eres comunista?”.

La primera opción ("ya me buscaré otra cosa") y la segunda ("me la suda") son en cierto modo formas de tolerar que el discurso dominante se apropie de los símbolos contestatarios. En cambio la tercera (intentar crear cierta conciencia a través de esa excusa) parece un poco más práctica. A parte de indignarnos por lo realmente existente, tenemos que buscar permanentemente medios que nos permitan llegar a más y más peña...y ante ese objetivo cualquier kefia es buena, ¿no crees?

9 comentarios:

Karlos dijo...

Jajaja Bisbal Borroka! Antisistema!

Javi dijo...

Todo el mundo sabe que Bisbal ye pro-OLP, mientras que Bustamante ye pro-Hamás XD

ceronegativo dijo...

Yo soy el que calló diciendo “¡noooooooooo! ¡¿porquéeeeeeee?!”

http://ceronegativo.net/2009/02/08/la-kufiyya-en-el-escaparate/

Anónimo dijo...

propogo que, en justa venganza, nos hagamos millonarios.

mitxel

rafa hortaleza dijo...

la tercera Javi. (ya sabes que ando leyendo para la semana roja)

Javi dijo...

@ ceronegativo: jart, ya no recordaba dicha entrada de tu blog!

@ mitxel: mmmm...me gusta el plan, ¡qué siniestra mente!

@ rafa: XD

Judas N. dijo...

El problema de la kefia va más allá de Zara, Pull & Bear o Bisbal. Añadiría una opción d, en la que los propios antisistema terminan destruyendo una de las principales actividades económicas en la ratonera de Cisjordania, en su afán por reivindicarse como los más solidarios con el pueblo palestino.

Marcos Bahn dijo...

La contracultura siempre acaba siendo cultura. Es asimilada, sin remedio, por la masa.

Cualquier comportamiento que pueda ser considerado como "contracorriente" será utilizado, eventualmente, para lo contrario de aquello para lo que inicialmente fue previsto.

De hecho, si ahora todos nos pusiéramos a vestir de una marca determinada para lograr devaluar su imagen y la distinción que ésta conlleva llegará un momento breve y etéreo en el que lo lograremos... para luego convertir el hecho de llevar esa marca para putear en algo "de moda" (importante: llevar la marca no es la moda; la moda es llevarla con ánimo "contra"), por lo que la marca en cuestión pasará a estar de moda entre aquellos que intentan (con éxito siempre, de eso no debe quedar duda alguna) fagocitar la acción contracultural como un elemento más.

Obviando "siberiar" la realidad (lo cual empieza a dibujarse como "la opción") no hay ningún remedio a esto.

Lectura recomendada: Rebelarse vende

Un saludito, que ando perdido y pluriempleado por la puta crisis, pero aún te sigo RSS mediante.

PD: qué carajo estarías haciendo para cargarte el estilo del blog...

Javi dijo...

@ Judas: tal vez, tal vez...

@ Bahn: me leeré el texto recomendado. Gracias por leer este blog pese a tu pluriempleadez, ¡un saludo! XD