Tetas y pirulas, ¡queremos estar juntas!

La confirmación de la normalización sexual ha de pasar obligatoriamente por derrumbar algunas costumbres sociales tremendamente arraigadas, y una de ellas es la existencia de baños y vestuarios distintos para cada sexo.

En los días en los que no se reconocía socialmente otra realidad que la heterosexual, podía tener cierto sentido el separar a hombres y mujeres con la finalidad de no ser “importunado” por alguien del sexo contrario, “potencialmente babeante” por las intimidades del opuesto.

Pero hoy en día ha perdido su sentido. Cada vez son más los lugares que se deciden a poner baños y vestuarios “unisex”. Las dos últimas “acampadas fiesteras” a las que recuerdo haber ido (Fiesta del PCE del año pasado y Fiesta de Les Piragües de este año –por cierto que en ambas tuve poca fiesta y bastante curro-) tenían casetas de duchas compartidas. Supongo que lo harían para ahorrar, pero el caso es que eran “compartidas” y nadie parecía tener ningún problema (ningún problema aparte de las colas para asearse, que no pueden faltar en ningún macroevento que se precie de ser tal).

La separación entre sexos en esta materia está tan arraigada en nosotros que intuyo que es inevitable para la mayoría (entre la que me incluyo) reaccionar de una forma más “pudorosa” cuando al lado tienes a alguien del sexo contrario que cuando estás con un “congénere”. Desde pequeños nos acostumbraron a cambiarnos de ropa junto con nuestros compañeros de equipo o a mear tras un árbol con el colega al lado. No fuimos educados en la normalidad sexual, y superarlo cuesta.

Pero aunque cueste son tendencias que debemos ir venciendo, porque no tienen ya fundamento racional alguno.

10 comentarios:

Catón dijo...

Eres invencible, escribes entradas a más velocidad de lo que me da tiempo a leer xD.

Esta es una ocurrencia realmente inviable, enmarcada en la campaña de "normalización sexual" creo que lo realmente revolucionario en la normalización es el nudismo, basta ya de barreras artificiales creadas a la par que las desigualdades sociales.

ceronegativo dijo...

tienes razón Catón, mañana salgo desnudo, total, sólo hace dos grados bajo cero...

Catón dijo...

ceronegativo quejarse es contrarevolucionario. Si el desfase de la evolución no se hubiese invertido por la perversión de la educación sexual ahora seriamos peludos y no sentiríamos el frío. Entre tanto debemos sufrir los rigores que implican involucionar una evolución equívoca.

Kaneda dijo...

@ Catón: tu trampa argumental es burda, Don Catón, porque la cosa de llevar ropa es que la llevamos todos, con independencia de género, raza o religión.

Contra lo que hay que luchar es, por ejemplo y en la misma línea que se mantiene en la entrada, contra la imposición de vestimentas denigrantes por razón de ser mujer.

@ ceronegativo: XD

Óscar dijo...

Eres un cochino.

Daniel Martinez dijo...

Kaneda, pues te voy a contar una anédota de mis tiempos... En el S. XX en mi instituto teniamos un aseo grande por planta, asi que por costumbre se convirtio en unisex, sin que nnca hubiera ningun problema, algunas risas, pero ya está. Esto está muy relacionado con un artioculo que guardo en la recámara sobre discapacidad. estáte atento, pal jueves o viernes saldrá.

Daniel Martinez dijo...

Pues no tiene tanta relación.

Anónimo dijo...

No hay baños unisex por que seamos progres y una sociedad avanzada, no nos equivoquemos, son unisex por que es más barato construir un baño que dos, es aplastante lógica capitalista, además si somos pudorosos entráremos y usáremos la instalación más rápido y volveríamos a nuestro puesto de trabajo antes.

recordaros como hacemos muestras necesidades basicas los hombres y las mujeres (las aguas menores), ¿de verdad queremos condenarlas a tener que sentarse allí donde hemos salpicado? jejejejejej ;-)

Gherrilheira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gherrilheira dijo...

¿Puede la eliminación de esas barreras entre sexos ayudar a disminuir el odiado heterosexismo y fomentar la normalización sexual? Pues sin duda, sí. El problema es que ya hoy en día, en lugares donde la gente, y especialmente las mujeres, va escasa de ropa, véase playas o gimnasios, se producen multitud de atentados contra la intimidad de las personas, no me quiero imaginar cómo sería la cosa con la supresión de esas barreras. Mientras la sociedad no cambie no veo plausible el llevar eso a cabo, y probablemente mientras no se lleve a cabo no cambiará la sociedad, es Jörmungandr mordiéndose su propia cola.

A parte, para los tíos puede que el servicio no sea más que un lugar donde hacer vuestras necesidades, pero ¿qué sería de las jóvenes adolescentes sin ese lugar de reunión social en que se puede cotillear sin molestias xd?

En definitiva, que sí pero no, o no pero sí, lo que más te guste