Cuestión de fuerza. El derecho a huelga de los jueces

Existe un principio jurídico según el cual los derechos fundamentales deben ser interpretados extensivamente. Si el legislador constitucional hubiera querido restringir a los jueces el derecho a huelga lo habría hecho, como lo hizo con su derecho a pertenecer a partidos y sindicatos.

No se puede argumentar la negativa aduciendo que es impensable que un “poder del Estado” haga huelga. Aunque legislativo, ejecutivo y judicial son poderes del Estado, no quiere decir que tengan las mismas características y que hayan de estar sujetos a las mismas restricciones: los jueces, a parte de su condición de “poder del Estado”, son también funcionarios.

El “poder judicial” no desaparece por el hecho de que los juzgadores estén en huelga. Como tampoco desaparece nuestro derecho a la atención sanitaria gratuita por estar los médicos en huelga. Como en cualquier función pública esencial para el funcionamiento de la comunidad, hay que establecer unos servicios mínimos.

Es cierto que existe una conexión íntima entre el derecho a la huelga y la ejecución colectiva de esas formas de presión; y que al tener restringido los jueces el derecho a la sindicación, ejercer esas medidas de conflicto colectivo se torna difícil. Difícil pero no imposible: si acudimos al derecho comparado, vemos que en países del sistema continental tan importantes como Francia, Italia y Portugal los jueces han llevado a cabo huelgas.

Si no llegan a un acuerdo, la solución a la pregunta sobre si tienen o no derecho a la huelga será, como casi todo en el mundo de las relaciones de trabajo asalariado, una cuestión de fuerza: si veinte jueces van a la huelga, hay veinte jueces en problemas. Si van dos mil, habrán conquistado ese derecho por la vía de los hechos consumados, y el problema pasará a tenerlo quien debiera atender a sus reclamaciones.

Izquierda Unida y Comisiones Obreras ya han manifestado su respaldo al derecho a la huelga de la judicatura, lo cual me congratula: la izquierda siempre debería situarse en la interpretación más amplia posible de los derechos fundamentales.

6 comentarios:

Un Paria dijo...

Yo no lo veo tan asi como tu indicas. Es decir, no veo bien que el poder judicial (de los cuales son representantes) vayan a huelga porque seria tan raro como que el ejecutivo se pusiese en huelga. Otra cosa diferente es que naciese una asociacion o una plataforma ciudadana (que al fin y al cabo somos los que pagamos el pato -muchas veces porque como buenos funcionarios no aprovechan eficazmente sus recursos, que es distinto de que no los tengan-). Lo que es verdaderamente curioso es que piden mas medios (y mas salario, de parte sea dicho) pero no piden un cambio sustancial en la legislacion. Es decir, estamos en lo de siempre, dame peces pero no me enseñes a pescar.

Kaneda dijo...

La diferencia entre el Gobierno y un juez es que el juez es un funcionario. Es un asalariado en sentido amplio.

Y no es igual de raro lo uno que lo otro, prueba de ello es que nunca en la historia hubo un Gobierno en huelga, y sin embargo jueces en huelga ha habido en todos los países europeos de nuestro entorno.

Y no entro en las razones de su amenaza de huelga, igual son totalmente innobles. Lo que apoyo es su derecho a ir a la huelga.

Gracias por tu comentario, Un Paria, ¡recibe un cordial saludo!

enchufe dijo...

pues a mi lo que menos me importa es si tiene o no derecho. Tengo mi opinión que en cierto forma difere algo de la tuya, pero no quiero hablar de eso.

Más bien me gustaría hablar de los motivos, cuasa y reivindcaciones. El año pasado los funcionarios de la justicia (y me refiero a los funcionarios no a los jueces) estuvieron en un proceso de huelgas reivindicando salario, medios, dignidad... y también estuvieron en huelga los funcionarios dela justica dependientes del ministerio durante casi dos meses de huelga continuada.

¿Algún juez se unió a las reivindicaciones? UGT y CCOO (también estaba el CSIF) luchaban "por el sistema judicial" y por una "justica" como servio publico. No pareció que ningún juez les interesase. Tampoco, desde que los ciudadnos en españa podemos hacer huelgas, los jueces se han interesado demasiado por las luchas de los funcionarios.

Ahora todo se ahoga en el debate sobre si tienen derecho o no a la huelga. Pero poco se debate sobre los motivos reales de la huelga. No se están movilizando por salarios, ni tampoco por los medios. Los jueces cobran muy bien, y los medios llevan siendo los mismos desde hace mucho tiempo y no les ha importando lo más minimo.

Son otras razones los motivos y esos están quedano ocultos tras la estella de si tienen derecho. El coorporativismo se les sale por las orejas...

Un abrazo

Soria dijo...

La excusa la centras en que son asalariados y, al ser un servicio público, bastaría con servicios mínimos. Ojalá.

El recurso a la huelga está en directa relación con el Artículo 28 de la Constitución, es decir, con los sindicatos y con el libre ejercicio de la asociación sindical. Esta asociación sindical está vetada para los jueces según el Artículo 127 de la Constitución.

A pesar de que la LOPJ permite el derecho de asociación de los jueces no permite su sindicación y aunque la Ley 7/2007 reconoce al empleado público la capacidad de hacer huelga, siempre que se mantengan unos servicios mínimos, debemos hacer una reflexión.

Actualmente hay en España más de dos millones de expendientes judiciales sin tramitar. Existe un retraso tan importante y tan agravado por la huelga de secretarios judiciales que no me quiero ni imaginar la acumulación que se produciría en caso de huelga de jueces.

Los ciudadanos españoles ya estamos sometidos a una cercenación de nuestros derechos gracias a una clase política incompetente y a un corporativismo judicial aberrante que evita cualquier reforma del sistema. Pese a que las reivindicaciones sean de mejora de las condiciones y sean necesarias, sigue sin estar demostrado el verdadero interés de la huelga.

Esta huelga tendría un mínimo de sentido si los partidos políticos hiciesen caso omiso de la Administración de Justicia. No es el caso, PP y PSOE, partidos con responsabilidad de Gobierno; dirigen su atención últimamente a la inyección de dinero en el sistema judicial así como a la expansión del sistema.

En definitiva, pese a que las condiciones sean en ocasiones nefastas, los jueces poseen un estatus privilegiado que no justifica, bajo ningún concepto, que se acuda a la huelga. ¡Ya nos gustaría que fuesen meros asalariados!

Catón dijo...

No jodas.

Los jueces tienen que tener derecho a huelga, es más dicho derecho debe universalizarse hasta al ejército, al igual que el derecho de manifestación(sin armas eso sí).

El problema de la justicia es grande y los retrasos al margen de cuestiones menores es por la apabullante falta de medios, se crean leyes superchulas sin dotarlas como es preciso.

Los jueces saldrian a la calle tambien reclamando independencia.

Tras lo de Mª Luz caso terrible muchos jueces, tal vez casi todos, se han dado cuenta de que esto les podia haber pasado a ellos.

Los jueces son relativamente corporativos, como casi todos en este pais, pero no tanto, tenemos el ejemplo sangrante del juez calamita.

Rhasputyn dijo...

Está claro que hay que reconocer y defender el derecho de los jueces a la Huelga, pero tampoco podemos negar que esta es una huelga por motivos políticos más que otra cosa...

¡y ojo! no sería la primera huelga por motivos políticos.

En fin, lo que yo no comprendo es por qué si hacen falta más jueces y más administración de justicia no convocan más plazas para opositar...