Epic fail!

Los de la “generación del botellón” (esos que vimos la luz en los 80) hemos tenido claras desde edad temprana un par de cosas: 1.- que el calimotxo bueno se hace con vino de cartón; 2.- que no es lo mismo una “magia” que un “combo”.

Sobre esas verdades generacionales relativas a los dos tópicos que definen a quienes nacimos por esas fechas (la ingesta inmoderada de alcohol y el acceso desde edad temprana a la tecnología) sustentamos nuestra existencia.

Como la verdad “1” se explica sola, explicaré la “2” para aquellos que no hayan venido al mundo con un mando de la NES bajo el brazo: las “magias” en los videojuegos de lucha son aquellos movimientos especiales de cada personaje mediante los cuales lanza ataques que vulneran con especial intensidad las convenciones de la física (bolas de fuego, invisibilidad, megahostiones…), mientras que los “combos” (abreviatura de “combinaciones”) son series sucesivas de golpes que se van encadenando para ser más destructivos.

Ayer, tras instalar por fin la TDT, puse un rato el canal “Intereconomía”, donde los tertulianos estaban haciendo “combos” sin parar. El tema era algo así como “el fracaso en Educación” y, aunque empezaron suave con cosas como “los jóvenes de hoy tienen una preparación nefasta”, pronto empezaron a encadenar tópico con tópico hasta llegar a límites sorprendentes como el de “la familia es una pequeña polis donde se reproduce el modelo económico imperante: en España el de la socialdemocracia, donde todo se regala” (by Montserrat Nebrera).

Como todos estaban más o menos de acuerdo, se iban acalorando unos a otros, se iban creciendo, y acabaron desmadradísimos. Ver el debate, como se dice por aquí, “prestóme pola vida”.

El caso es que siendo verdad que el sistema educativo en España deja mucho que desear (y, Bolonia mediante, más que lo dejará), los jóvenes de hoy no han salido peor preparados que los de generaciones anteriores. Sucede que el discurso del abuelo cebolleta se sustentan en que todo lo que viene es peor que lo que hubo.

Estos abuelos cebolletas ya vaticinaron que con la generación anterior a la mía, la llamada “Generación X” (la de los nacidos en los 70), llegaría poco menos que el fin del mundo por ser chavales apáticos, faltos de valores y mal preparados. Lo cierto es que las personas de esa “Generación X” fueron la primera generación con amplios conocimientos en idiomas extranjeros, generalmente muy receptiva hacia fenómenos como los derechos de los homosexuales o el laicismo, y con ellos se experimentó un auge tremendo en la participación en ONG’s.

Fiasco estrepitoso de los abuelos cebolleta, que seguirán errando una y otra vez al juzgar a las generaciones venideras. “Epic fail!” que diríamos los futuros fracasitos de la “generación del botellón”...

14 comentarios:

Raúl Montero dijo...

Y sin hablar de los Fatalities del Mortal Kombat que si no...

Juan dijo...

Lo siento, Javi, pero me he visto obligado a reconsiderar la primera de esas aseveraciones a la luz de los acontecimientos de este fin de semana...

rafa hortaleza dijo...

la generación "X" tenemos un pase... pero vosotros...

;-)

Javi dijo...

@ Raúl: el Mortal Kombat era muy "oscuro" para mi gusto, me daba algo de miedito. Siempre fui más del Street Fighter.

@ Juan: es la edad, que no pasa en valde XD

@ Rafa: ale, otro cebolleta...XD

rafa hortaleza dijo...

ja ja jaja XD

MarioJPC dijo...

Genial entrada, simplemente.

Anónimo dijo...

I.Tenía yo un amigo allá por el pleistoceno, al que una noche disuadí de meterse unos centímetros cúbicos de kalimotxo en vena. Como se lo cuento, quría llenar una jeringa y enchufársela en el brazo.

Una pena, porque nos quedamos sin conocer el efecto y, total, para nada, pues al poco el tipo apareció muerto.

Un buen tipo aquel. Y que juventud más sana que éramos nosotros, con nuestras máquinas de marcianitos, las bragas de la Leyre y la zapatilla del iñaki macerando dentro del zurracapote, ay....

mitxel

Anónimo dijo...

II.

Corto y pego para su cultura general:



El kalimotxo es un termino que se invento en Euskadi, mas concretamente en Getxo. Segun la wikipedia, El popular nombre para la mezcla, Kalimotxo que dará origen a la castellanización calimocho, se atribuye a la cuadrilla Antzarrak que supuestamente inventó el término (no la mezcla) en las fiestas de 1972 del Puerto Viejo de Algorta (Guetxo, Bizkaia, País Vasco)[1].. En una txozna (caseta con barra de bar) en dichas fiestas vieron que el vino comprado estaba picado y antes de tirarlo pensaron en mezclarlo con algo para no perder ese dinero. Los artífices de la mezcla fueron dos miembros de dicha cuadrilla apodados Kalimero y Motxo. La mezcla gustó y se inventó un nombre para la misma en honor a sus dos artífices. El término kalimotxo se fue extendiendo por el País Vasco popularizándose ya a principios de la década de 1980 y de ahí se extendió por las regiones vecinas y finalmente a toda España

mitxel

Anónimo dijo...

III-

Finalmente, para aguarles a ustedes el brebaje, les doy una noticia:

El Kalimotxo lo tiene registrado la marca Coca-Cola.

Ala, a vomitar todos.


mitxel

Javi dijo...

Joer con Coca-Cola, qué rápidos han estao los hijos de puta, y qué lentos la "cuadrilla Antzarrak" XD

A bloguear dijo...

En mérida lo que se popularizó es el vino con limón. De hecho, hasta que no salí de mérida, pensé que el calimocho era vino con limón.

Red dijo...

Joer, y yo sin enterarme que el modelo económico imperante es que todo se regala.

¿Será que los pobres aún no nos hemos enterado de dónde regalan las cosas?

Javi dijo...

@ Viul: por Tutatis, en Mérida el mundo funciona al revés. Seguro que allí al tirar de la cadena del váter, el agua gira en sentido contrario.

Javi dijo...

@ Red: cuando tienes el dinero de Nebrera, es fácil sentir que "todo se regala" XD