¡Pero si a mí me gusta Rossi!

Hace unos meses me descubrí a mi mismo "psicoanimando" a Pedrosa en un enfrentamiento con Valentino Rossi en MotoGP. Cuando acabó la carrera (no recuerdo ahora mismo cuál de los dos ganó, tampoco importa a estos efectos) Pedrosa puso su habitual cara de pasa, y Rossi empezó a hacer monerías de lo más simpáticas, muy afable y divertido, felicitando al resto de pilotos.

¿Por qué animaba yo a Pedrosa? ¡Pero si es un seco! Y tampoco es que pilotando sea un espectáculo a lo Garry McCoy....El único mérito que había atesorado Pedrosa para ganarse mi entusiasmo en detrimento de Rossi es que era español.

Hice memoria y descubrí que esto me viene pasando toda la vida: deseaba que el sin-carisma de Olano ganara a Pantani, a pesar de que estaba enamorado de las exhibiciones que hacía el segundo subiendo. Me alegré de que Nadal le ganara a Guillermo Cañas, a pesar de que el argentino es el tenista más enrollao he visto y además suele venir a jugar al Tenis Playa de Luanco.

Muchos de nosotros tenemos tan interiorizado el nacionalismo que incluso nos cuesta detectarlo cuando se manifiesta, incluso (o sobre todo) cuando lo hace en las formas más triviales.

Hugo habló de esto mismo hace un año, también a propósito del deporte (uno de los lugares donde más claramente se manifiesta este fenómeno del "nacionalismo de baja intensidad") en su entrada “nacionalismos banales”. Decía el susodicho: “Hace unos meses Zapatero afirmaba que el nacionalismo era cosa de otro país, de otro continente y de otro siglo. No podía estar más equivocado. Lo que posiblemente sea extemporáneo es declararse nacionalista. Pero el pensamiento nacionalista pocas veces ha sido más hegemónico que ahora, que aquí. Lo es de forma inconsciente e incluso en nombre del no-nacionalismo.” ¡Pardiez, qué razón tiene el jodío!

[Algunas entradas relacionadas: "Ni un duro al deporte de élite", de El Hijo Rojo; "Fútbol y nación", de ceronegativo; "¿Todos con España?" de Javier Ortiz y "Chapoteando en el charco nacionalista I y II" de Rafa Hortaleza]

21 comentarios:

Dándaros dijo...

A ver si me aclaro ¿Cuando apoyo al equipo de fútbol de mi barrio es porque soy nacionalista?

Javi dijo...

Supongo que, como es el equipo de tu barrio, conoces a los jugadores (o a sus hermanos o a sus padres), puede que incluso sea coleguita tuyo y te tomes birras con él...identificarse con esa gente no me parece nada nacionalista.

Ni Olano, Nadal ni Pedrosa son de mi barrio...¡sin embargo me alegraba de que ganaran como si fueran de mi barrio! ;-)

Dándaros dijo...

Bueno a mi me agradaría alguien de mi barrio, de mi localidad ect.. hasta llegar a país, continente y planeta. Pero no lo veo como nacionalismo sino con la cercanía. Me gusta más que gane algo uno de este país que uno de Nueva Zelanda (sin tener más detalles en cuenta) porque al de mi país lo identifico conmigo al vivir en el mismo lugar, por lo que de alguna forma siento que me recompensan a mi o que podría ser yo el recompensado en un futuro.

Eso pasa igual con los torneos entre distintos países. Si hubiera un Estados Unidos vs Portugal, preferiría la victoria de Portugal, porque tengo más conexiones con ese país. Creo que lo que hace nuestra mente es identificarse con la persona y el lugar donde vives hace que compartas muchas cosas, sufres los mismos políticos, los mismos canales etc..

Javi dijo...

No, si a mí me pasa igual: ¡yo mismo soy del Sporting! Quiero que ganen porque son "los de aquí". Pero no es más normal eso que lo que le sucede a un amigo mío: él quiere que en basket ganen los Clippers porque es fumador y los Clippers tienen nombre de mechero (en serio: es fanático de los Clippers, y la razón es esa).

Supongo que es lógico que, ante dos personas o equipos que nos sean indiferentes, elijamos tomar partido por uno (¡no ir con nadie es super aburrido!). Pero identificarte con un tenista por ser de tu país no tiene más sentido que hacerlo con uno que tiene tu mismo color de pelo o usa tu misma mano para jugar.

Mi elección por el Sporting no es más "natural" que la suya por los Clippers: yo elijo la cercanía geográfica, él elige el nombre.

Que la elección por el criterio geográfico esté más extendida que la elección en base a ser zurdo o diestro no hace que una sea más natural.

La primera, eso sí, es más "normal": es la norma hacerlo siguiendo esa fórmula: los de España con Nadal, los suizos con Federer...hacerlo de otra manera es ir contra la norma...pero la norma es una arbitrariedad nacionalista (al igual que si tomáramos partido por el jugador que es de nuestra raza, sería una arbitrariedad racista).

Javi dijo...

Por cierto, en lo de que el criterio no es la nación sino la cercanía geográfica (como señalabas con el ejemplo de Portugal vs. EEUU), discrepo: estoy convencido de que la mayoría de los extremeños quieren que gane Nadal frente a Federico Gil...y eso que el segundo es de más cerca. Creo que la norma general se basa en un criterio nacionalista.

Javi dijo...

PD.: Federico Gil es el primer humano que sale buscando "tenista portugués, no es que lo conozca, realmente no he oído hablar de él en mi vida...lo cual jodería me ejemplo, porque seguro que la mayoría de los extremeños tampoco han oído hablar de él XD

Dándaros dijo...

Cuando dos personas conviven en un mismo país comparten más cosas que aquellos que comparten el color de pelo o la mano que usan con mayor destreza. Al vivir en un mismo país tienes más o menos acceso a los mismos medios de información, te gobiernan los mismos, existen los mismos famosos, etc.. etc... Prefieres a un equipo de tu zona porque esa zona la compartes con él. Al igual que prefería que ganasen los de mi curso a los de los cursos superiores, porque los de mi curso son más como yo y me veo en ellos, comparto su victoria y cuando les derrotan en parte me siento derrotado.

Por eso no creo que sea nacionalismo, no lo apoyas porque pertenezca a tu nación y ya está. Lo apoyas porque tiene más que ver contigo, porque compartes más cosas. Recuerdo que en futbol apoyaba al atlético de madrid porque en el fifa empecé con ellos. O sé de familiares que apoyan al Barcelona pese a luego decir "odio a los catalanes" o cosas parecidas.

Resumiendo, mi teoría es que apoyas al equipo o persona con la que más compartes y te identificas, en la que más te ves, sea por la razón que sea.

Javi dijo...

Comparto tu conclusión final: es una cosa de identificación. No comparto el "por la razón que sea", porque la razón es clara, y se hace, en la generalidad de los casos, en base a la nación.

Y es que la nación es básicamente lo único que se conoce de un deportista, porque es el criterio que se sigue para informarnos de ellos: sin ir a un ejemplo muy rebuscado, en el espacio que pasó entre Sainz y Sordo no se hablaba de rallyes por la tele. Interesan los rallyes en el teledariario en tanto en cuanto hay un español que hace buenos papeles en ellos.

¿Porque compartimos famosos, políticos?...¡Qué va! ¿No te acuerdas de "Juanito Muller"? Johan Muehlegg ni siquiera sabía español, apenas había pisado este país, pero tenía nacionalidad española porque la federación de aquí no le tocaba las pelotas...¡y joder cómo se siguieron aquellos mundiales de esquí, en los que el tío ganó unas cuantas medallas! ¡Pero si hasta le llamábamos "Juanito", a un tío que no sabía dónde quedaba Murcia o qué es "Sorpresa Sorpresa"!

Anónimo dijo...

oiga, señor Dándaros, lo suyo no es nacionalismo, sino barriobajerismo.

Pero yo, como sólo sigo el deporte rural (segalaris, aitzkolaris, harrijasotzailes...) pues no tengo esos problemas.

Eso sí, me mola mogollón que gane aquel por el que previamente he apostado unos buenos cuartos.

mitxel

Javi dijo...

Por cierto, nótese que tendemos a llamar a los deportistas nacionalizados por el mote de "Juanito"...lo de Johan todavía tenía sentido, pero que al tío del ping-pong que se llama He Zhi Wen le apodemos también "Juanito" empieza a no sostenerse (si se dedicasen a la soka-tira serían "Patxi")

IUAlhaurin dijo...

Pues yo en los mundiales siempre voy con Argentina!

Javi dijo...

Pues yo en los mundiales voy con España. Básicamente porque me siento español y existe una creencia social entorno a la cual los que nos sentimos españoles vamos normalmente con la selección de la Federación española, los que se sienten franceses van con la selección de la Federación francesa, y así sucesivamente. He de decir que me siento español en un sentido moderado: admito que, como a Pepe Rubianes, la unidad patria me la suda por delante y por detrás.

Aunque el fenómenos de las naciones y los nacionalismos es históricamente reciente (recomiendo a Eric Hobsbawn en "Naciones y nacionalismos desde 1780"), está plenamente incorporado, es una creencia, algo en lo que vivimos.

No puedo sentirme apátrida, el sentimiento de "españolidad" es algo que llevo bastante dentro...aunque no lo suficientemente adentro como para no dejarlo a un lado cuando hago política, claro: intento pensar como lo haría "cualquiera" en el uso de la razón, con independencia de que yo sea moreno, diestro, caucásico o que me sienta español.

Ignacio Blanco dijo...

Pues yo me reconozco víctima del "nacionalismo banal deportivo" pero con excepciones. Es decir, suelo querer que ganen los españoles (y también los cubanos, sudafricanos y gentes de países que me resultan simpáticos, normalmente por razones históricas o políticas).

Pero con mayor fuerza aún quiero que pierdan SIEMPRE algunos renombrados deportistas españoles como el tenista Ferrero (utilizado políticamente por el PP valenciano) y, sobre todo, los pilotos Fernando Alonso y Carlos Sáinz. Me caen mal, sean de donde sean. Por endiosados, sobrevalorados, creídos, antipáticos, estomagantes... Y ¡me encanta escucharles quejarse del coche después de quedar novenos, destrozando todas las esperanzas de los capullos que pagan cientos de euros por una entrada en un circuito o se exponen a que los atropellen en una curva!

¿Estoy muy mal, doctor?

Javi dijo...

¡No tenía ni idea de lo de Ferrero! Es de los pocos deportistas con los que me he econtrado en persona. Era cuando estaba muy de moda, hace años, y posó muy amablemente para una foto con todo el grupo de coleguillas. No sabía lo de que tenía rollito con el PP valenciano (bendito google que me ha puesto al día del tema en cosa de dos minutos XD)

Dándaros dijo...

Vamos a ver si concluyo bien. Apoyar a los deportistas de tu país se basa en el nacionalismo. Si esto es así, cuando uno apoya a los de su pais y su país es plurinacional ¿qué pasa?

Don mitxel voy a seguir su ejemplo y me aficionaré a la lucha canaria a ver que pasa.

Javi dijo...

Apoyar a un deportista español no tiene porqué ser nacionalismo: puede ser el deportista que más te guste, o el que mejor te caiga, con independencia de que haya nacido dentro de nuestras fronteras.

Aquí señalo el apoyo generalizado a deportistas españoles que lo único que comparten con quien les apoya, eso mismo, tener nacionalidad española. El caso de Johan Muehlegg creo que es significativo a este respecto.

No digo que sea horrible hacerlo por esa razón, simplemente que es una expresión del nacionalismo (incluso una manifestación del nacionalismo inofensiva, si se queda en eso).

Sobre lo del "país plurinacional": se puede ser nacionalista de un país plurinacional (puede servir como ejemplo el caso de los nacionalistas yugoslavos). Supongo que tanto en Yugoslavia como ahora en España hay quien es nacionalista aún reconociendo que la nación que venera está compuesta a su vez por varias naciones.

Anónimo dijo...

pues a mi si que me parece horrible apoyar el "deporte" (entre comillas porque atiborrarse de patatas fritas tirado en el sofà debería de ser suficiente para quitarle el nombre de deporte)Hoy nadie sabe de sumo, pero como aparezca un español gordito que es un crack tirando a japoneses al circulo, ahi estaremos todos como tontos haciendo como que nos ha interesado el sumo de toda la vida y aplaudiendo a un tio que por hacer su hobby le pagan en un mes lo que nunca ganaremos en nuestra vida. Así que no se a què le llamàis sentirse identificado, pero yo y alguien que gana esas cantidades descomunales de dinero y vive una vida surrealista no tenemos casi nada en comùn.
(Ya, envidia cochina :P...:( )

MarioJPC dijo...

Pues yo echo aun me río del partido contra Korea, je. Yo siempre voy con el árbitro comprado, con el granizo, el césped mala arrancado y todo lo que estropee el deporte monárquico y cripto fascista, y del resto... lo único bueno es que gane alguien para chinchar a quien pierde, estando en Francia me hinché...
Pero para un suave nacionalismo echad un vistazo a esta serie:
http://www.youtube.com/watch?v=aiN76QEelOY&feature=channel_page
Una serie de competición a ver quién hace el Pan del que Japón se sienta más orgulloso y pueda decir suyo, nosotros cada 200 km tenemos un pan diferente tradicional.

esmola dijo...

Pues a mí me molaba Katoh. Un chaval retraído, de barrio, sin recursos ni apoyos, que por pura genialidad había llegado a lo más alto (en 250cc marcaba tiempos que le permitirían quedar entre los 10 primeros...de 500cc!!!).

No hacía el payaso, un pavo humilde que estaba cerca de su mujer y su hijo pero que, cuando se subía a la moto, se convertía en un genio.

Me encantaba Katoh a pesar de haber nacido casi en las antípodas y pertenecer a una cultura totalmente distinta a la mía.

Sin embargo, me dan un ascazo tremendo los Nieto. Los tres, niñatos enchufados sin talento. O el Sete, que es patético. Y han nacido en el mismo Estado que yo! Fíjate tú, qué casualidad! Igual que otros 50 millones de almas!

Es más, yo soy madrileño, igual que los Nieto. ¿Por eso me han de caer bien? Pues no habrá conciudadanos que me caen como una patada en los huevos.

Otros que me caen muy bien son Barros, Capi...

El deporte está trufado de nacionalismo barato. Los deportistas de élite son monitos que hacen monadas para mi disfrute y entretenimiento, estrellitas de un espectáculo mediático. Quien gane o pierda me la pela, lo importante soy yo, que me diviertan. Me da asco la gente que pierde el culo por gente que las más de las veces tienen melaza en el cerebro.

Desde siempre, un motero siempre ha deseado que gane el que mejor conduzca, independientemente de su nacionalidad. Es una pena que las motos se hayan llenado de futboleros irracionales.

No soy borrego para someterme a redil alguno. Apátrida y ateo, por la gracia de Dios. :P

Un saludo!

Javi dijo...

Mucha gracias esmola, ¡recibe un cordial saludo!

Iñaki dijo...

Sería discutible si el hecho de apoyar a un deportista por ser español es fruto o no del nacionalismo.
El problema lo veo cuando eres indifente a los éxitos/fracasos del deporte español. Entonces es cuando te llaman anti-español, ésta sí que es una muestra de nacionalismo.
Yo siempre (olimpiadas, campeonatos mundo, etc) he ido con la URSS, Checoslovaquia, Polonia, Cuba... y la razón es obvia.
En cuanto al sentimiento de proximidad, todos lo tenemos y no creo que pase nada. Lo lógico, es que un señor de Palencia, Murcia o Badajoz se sienta español. No creo que el hecho de que prefieran que gane la selección española les haga nacionalistas. Al igual que si un señor de Bilbao, Renteria o Llodio se siente vasco y le gustaría que la selección del país de que se siente próximo tuviese reconocimiento oficial, y que se lo pasa bien viendo la reacción de determinados medios (éstos sí, exharcebadores de nacionalismo) rasgándose las vestiduras ante los fracasos patrios. A los incluidos en el segundo supuesto sí que tienden a considerarlos nacionalistas.
Creo que el nacionalismo va más allá de un simple sentimiento de pertenencia a un colectivo/pueblo. Yo le añadiría el factor de la exclusión del otro.
En lo deportivo, es difícil substraerse al clima que generan determinados medios de comunicación...