El debate de los símbolos en la izquierda

Periódicamente reaparece en estos mundos de la izquierda el debate sobre la simbología tradicional del movimiento obrero y la conveniencia o no de abandonarla. La persistencia del debate sugiere que no es un tema superado. Estos días se ha hablando bastante del tema en la blogosfera afín a Izquierda Unida a raíz de una reflexión de Hugo llamada “Comunismo, comunistas”.

Recuerdo que hace unos meses Juan Ramón Capella apuntó en un sentido similar en El Viejo Topo al hacer propuestas para la refundación de IU, sugiriendo que deberíamos
dejar a otros la palabra izquierda, y definirnos nosotros con una palabra nueva”.

Supongo que la práctica totalidad de la gente que estamos en estas posiciones políticas estaremos de acuerdo en que tan pernicioso es mantener un símbolo por el mero hecho de mantenerlo, como deshacerse de él simplemente por estar proscrito por ese discurso hegemónico contra el que nos rebelamos.

Tradicionalmente la gente heredera de la tradición marxista hemos venido dejando algunos de los términos más jugosos a nuestros enemigos. Durante mucho tiempo dejamos de reivindicar conceptos como “libertad”, “ciudadanía” o “independencia civil” por ser meras ficciones bajo el sistema capitalista. Últimamente nos hemos venido dando cuenta de estos errores y, cambiando la táctica, hemos comenzado a reivindicar esos términos denunciando que son de imposible realización bajo las condiciones de producción actuales, por lo que urge cambiarlas para la consecución de una auténtica “libertad”, una auténtica “ciudadanía” o una auténtica “independencia civil”.

Nuestro cambio de táctica ha sido correcto: ¿por qué dejar el jugoso caramelo de la “libertad” o la “ciudadanía” a quienes hacen imposible la ciudadanía y la libertad?

La adopción de esas nuevas terminologías, de esos nuevos símbolos, no ha impedido que continuemos manteniendo vigentes otros términos y otros símbolos tradicionales: seguimos reclamándonos “socialistas” o “comunistas”; seguimos reivindicando que es aquí donde están los valores de la auténtica “izquierda”; seguimos afirmando la existencia de una “clase trabajadora”, de una contradicción entre el “capital” y el “trabajo”…¡Claro que sí!

Yo apoyo el comenzar a hablar del “precariado”, sin dejar de decir que son parte de la “clase trabajadora”. Apoyo el reivindicar la “ciudadanía” y la “libertad”, remarcando que quien intenta hacernos libres y ciudadanos es la “izquierda”. Apoyo el “Estado social” sin dejar de mencionar que no habrá situación más social que aquella en la que “cada cual aporte al bien común según su capacidad, y reciba del bien común según su necesidad”. ¿”Bolivarianos”? Sí, ¿”comunistas”? ¡También!; ¿”Precarios”? Sí, ¿”explotados”? ¡También!

Personalmente seguiré reclamándome “comunista”: primero porque así me siento, y segundo porque dudo que haya otra palabra más seductora que logre que nos encontremos quienes pensamos políticamente en términos muy similares. Y estoy convencido de que si la palabra “comunista” tuviera boca y pudiera hablar, diría algo tal que así: “si no le gusto a alguien, no pasa nada. ¡En serio, no soy tan vanidosa!”.

La adopción de nuevos símbolos no es incompatible con el mantenimiento de aquellos otros que siguen siendo vigentes o que tienen algún valor intrínseco, como puede ser el mantenernos cohesionados o el ser muy definitorios de algo para lo que no existe otro símbolo igual de apropiado.

[Algunos textos relacionados: "Libertad, igualdad e independencia civil o no" de Liria y Zahonero; "Respuesta a 'Comunismo, comunistas'" de ceronegativo; "Una carta para Hugo" de Sira; "La kefia y la camiseta del Che" y "'Compañeros' y no 'camaradas'. El valor de los símbolos en IU" de El Hijo Rojo]

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena tu entrada.
Saludos comunistas.

Agitador de masas dijo...

Siempre tengo la discusión o el debate con los camaradas de ¿por que creemos antes lo que nos dicen los capitalistas a lo que nos dicen nuestros compañeros comunistas?

Tenemos interiorizado el miedo a ser lo que somos, por que desde los medios se nos criminaliza y acosa. Si esto ocurre solo es por que se nos tiene miedo, mucho miedo.

La hoz y el martillo, causa terror entre los capitalistas, burgueses, empresarios... autentico pavor. La palabra izquierda junto a comunismo más de lo mismo. No es por que nuestros predecesores comunistas hicieran cosas terribles, sino por que consiguieron cosas maravillosas para la clase trabajadora, arrebataron el poder a las clases dirigentes, algo que jamas nos perdonaran.

Antes de entrar en estériles debates sobre si nuestro símbolo debe ser una rosa o un teclado de ordenador, recordemos: 4.000.000 de parados y empeorando, LUCHA OBRERA menos debates intrascendentes y más calle, trabajo y lucha por los ideales que nos unen.

Salud y república!

Agitador de masas dijo...

Pd: sal del armario y grita bien fuerte ¡Soy comunista!

J.E. dijo...

http://es.wikipedia.org/wiki/Recuperaci%C3%B3n_%28situacionismo%29

rafa hortaleza dijo...

buena entrada más leña al mono que es de goma ;-)

Anónimo dijo...

Cuando triunfa la revolución los periodistas norteamericanos inquieren a Castro si es comunista o no lo es. Fidel, que no tenía carnet del partido, se dedica a decir yo defiendo esto, aquello y lo otro, y si esto es ser comunista, pues vale, lo soy.
Y los demás cantábamos una cancioncilla que decía:

Dicen los americanos
que Fidel es comunista.
Si Fidel es comunista
¡que me apunten en la lista!
(bis)

Mire, el etiquetarse es una forma de hablar claro, pero cierra muchas puertas a gentes que, en principio, podrían pensar que no son comunistas pero lo podrían ser.

Por otro lado, puede llamar a engaño a quienes adoptando como símbolo la hoz y el martillo ya se creen comunistas, y terminan luego donde terminan, como si el comunismo fuera una cosa de los veinte años y el socialismo de los cuarenta...

Hay también otro inconveniente: no considerar comunista a nadie que militando en otra organiación no adopte la sigla C de comunista. Esto puede pasar en IU, en batasuna y en muchos otros lugares.

Resumiendo, que en el PCE no están todos los que son, ni son todos los que están. Y ahí sí les veo un poco de deberes que hacer (es la misma cultura de IU, donde muchas veces decimos que somos la única izqueirda, etc, etc, etc).

Pero esto pasa hasta en las mejores familias.

mitxel

rafa hortaleza dijo...

qué ponderación la de Mitxel, como se nota que ya es el nuevo redactor jefe de "A sueldo de Moscú" ;-P

Javi dijo...

Ahora que está a sueldo de Moscú ha perdido la independiencia que la proporcionaba estar a sueldo de Mitxelenea.

ceronegativo dijo...

tic, tac, tic tac ¡¡y Hugo sin contestar!!

Anónimo dijo...

don Rafa, a que le meto...

mitxel

CHEGUEPEPE dijo...

Pues el PSOE hizo lo contrario, se quedó con el nombe y el símbolo y cambió la ideología y los principios,y no les ha ido tan mal...

Red dijo...

Creo que este debate es trascendente, siempre que se vea en toda su amplitud. Los símbolos en sí no son importantes, pero son parte de la forma en que las personas comunistas/socialistas/de izquierdas se comunican con el resto de la sociedad (sobre todo con aquellos que pueden llegar a ser comunistas/socialistas/de izquierdas) y ahí sí que hay mucha tarea que hacer.

Se han cometido muchos errores. Algunos ya los apunta el Hijo Rojo: si dejamos que la derecha, por ejemplo, se apodere de la palabra "libertad", apaga y vámonos. Les hacemos el juego a los que están deseando asociar el comunismo a los gulags.

No creo que se trate de tirar los símbolos o las palabras viejas y buscar otros. Hay que centrarse en que la peña entienda qué significan realmente esos símbolos, y para explicarle a alguien qué significa algo lo primero es tenerlo bastante clarito. No es tarea fácil. Porque para empezar, tenemos que tener claro quién tiene que tenerlo claro. Podemos quedar atrapados en un círculo vicioso, por ejemplo, si tratamos de definir qué significa "la izquierda", para luego explicárselo a la sociedad. Porque, ¿quién debe definir "la izquierda"? Los izquierdistas, claro. Pero, si no hemos definido la izquierda, ¿cómo vamos a saber quién es izquierdista y quién no? Don mitxel critica que en IU se digan cosas como "somos la única izquierda verdadera", y creo que tiene razón. Es una solución en falso a un arduo problema. No nos vale que "la izquierda" sea un partido concreto porque entonces estamos de nuevo ante un círculo vicioso, pues si IU es la única izquierda, decir que IU es un partido de izquierdas sólo significa que IU es IU. Ahora bien, si optamos por una actitud contraria, y decimos que cualquiera que diga ser de izquierdas es de izquierdas... pues entonces Zapatero, Pepe Blanco e Ibarra son de izquierdas, (en incluso socialistas, hay que joderse) o sea, cualquiera puede ser de izquierdas, aunque sea de derechas.

Para tener claro qué somos no hace falta llamar a lo que somos de una forma u otra, pero no creo que sea conveniente tirar los símbolos viejos, adoptar otros nuevos, y liar más aún lo que ya es un lío. Yo puedo tener mi idea de izquierda, y otro puede tener otra idea de izquierda un poco o muy distinta, pero al menos hablemos de términos concretos y discutamos qué es ser de izquierdas. O comunistas, o socialistas... pero no jodamos la marrana inventando nuevas incógnitas. Yo por mí sería hijorrojista, pero entonces tendría que ponerme a discutir con otros hijorrojistas qué es el hijorrojismo, con lo cual no habría avanzado gran cosa, y luego además habría que discutir las diferencias entre el hijorrojismo, el mitxelismo, el rafahortalezismo, el donricardismo y el fulanitodetalismo. ¡Menudo follón!

En fin, una vez que nos pongamos mínimamente de acuerdo en qué es el izquierdismo, qué el socialismo y qué el comunismo, la siguiente tarea es explicarlo, y así contrarrestar las ideas que los capitalistas han grabado en los microchips que han implantado en los cerebros de la peña...

Dándaros dijo...

Buff. El hecho de definirse como comunista tiene un problema y es que te digan que no eres comunista, tu no lo eres yo sí. Ese es uno.

Otro es quizás cierta prepotencia que yo veo como estupidez. Intentar alejarse de las demandas de la población para pedir lo que se necesita. Entendiendo lo que se necesita como lo que los comunistas creen que es así (Aunque también es para la izquierda).

Si me preguntasen quienes son los más bobos dentro de las ideologías, diría que los de izquierdas porque se dividen y fraccionan, además de que cometen los errores de las religiones "ser el verdadero y real".

Particularmente me considero de izquierdas y punto. Comunismo o comunista son palabras que me crean sentimientos contradictorios, sin pensar que sea algo malo. Además me mosquea mucho que el acercamiento a esa ideología pase por plantear y replantear lo mismo, que quizás en mi ignorancia hago paralelismo con el corán o la biblia. Que se lee y se relee y se entiende lo que se quiere.

Y bueno más o menos eso, me equivoco seguramente pero por lo menos algo más a debate ¿no? XD

hugo dijo...

ceronegativo, permanezco atento y mi respuesta se producirá, seguramente mañana.

A mí lo que más me gusta de la entrada de Javi es esta parte:
"Y estoy convencido de que si la palabra “comunista” tuviera boca y pudiera hablar, diría algo tal que así: “si no le gusto a alguien, no pasa nada. ¡En serio, no soy tan vanidosa!”."

Lo digo en serio: con esa forma de ser comunista, yo aspiro a ser comunista. Esa palabra mola. Y desgraciadamente no siempre se reivindica esa palabra así, pero eso tampoco es culpa de la palabra

Fede dijo...

Lo suscribo, no, en serio, lo suscribo.

Sira dijo...

Muy bueno, camarada, muy bueno.

Salud

Anónimo dijo...

oh, Dios, don Hugo amenaza con otra intervención de comunistas en pos de la santidad...

mitxel

Javi dijo...

Fíjense cómo Red, que es vago para actualizar un twitter de 140 caracteres, no lo es para marcarse gloriosos comentarios de un folio de extensión. La naturaleza rediana es un misterio.

Red dijo...

Oiga, le aclaro que soy vago para casi todo.

(casi que se lo voy a decir por el twitter, pa que no se diga XD )

Alberto dijo...

"El marxismo es todopoderoso porque es cierto." Lenin dixit.

http://reflexionesparaperdereltiempo.blogspot.com/2009/09/la-izquierda-busca-su-meta.html

Anónimo dijo...

Hola camaradas,

que debate más divertidisímo tenéis. Voy a aportar, desde mi modesta experiencia, mi opinión. Y es que, normalmente, cada vez que se ponen en tela de juicio los símbolos y las consignas, en la práctica (a veces también ya en la teoría) esto siempre arrastra un buen tufo a revisionismo. Y así, no sólo cambia la forma sino también el contenido. Al fin y al cabo es ineludible... ¿Es posible abandonar un icono o una denominación para adoptar otro y que el hecho en sí no signifique nada? Creo que no.

Lo de discutir si somos o no comunistas, pues es como hablar del nombre de la rosa, pero al revés :-p
¿Es que hay que esperar a superar la revolución, y el socialismo, y entonces ya podemos decir que somos comunistas? Pues vaya plan... somos comunistas porque nuestro objetivo es el comunismo. Al fin y al cabo, estamos emancipados/as y somos vanguardia en función del momento histórico...
Pienso que la tarea es de recuperar símbolos, los robados y los abandonados, y no de inventar nada nuevo... recuperarlos no de manera mecanicista, pero tampoco reabriendo cuestiones que ya están superadas, como demuestra Sira.