Romance escocés

Iba un día caminando por un centro comercial con mi novia cuando me encontré con una visión estupefaciente: un montón de estanterías llenas de libros cuya portada era un tipo super cachas de torso desnudo vestido con un kilt. En casi ninguna se veía el rostro del fornido escocés en cuestión, y la práctica totalidad llevaban incluido en su título la palabra “Highlander”, así, en inglés (“El Highlander enamorado”, “El secreto del Highlander”, “El Highlander desatado”…)

El caso es que saqué unas fotos con el móvil a esas portadas tan bizarras y, nada más llegar a casa, comencé a informarme sobre un género literario que, a la luz de la cantidad de libros expuestos, debía de tener un tirón tremendo.

Descubrí que dentro de la novela romántica y, en concreto, dentro del subgénero de novela romántica de época, no todos los periodos históricos suelen ser abordados. Todo lo contrario, los autores de dicha novela se centran fundamentalmente en cuatro o cinco periodos: en la colonización del oeste y guerra civil americana, en la era dorada de los piratas, en la Escocia de principio del milenio anterior y en la época victoriana.

A la novela romántica ambientada en la Escocia de los clanes, los espadazos, los castillos, los kilts y los machos ultra dominantes, se le denomina “Romance escocés”. Al parecer todas responden al esquema del varón rudo y valeroso y la chica sumisa por la que el greñudo guerrero acaba perdiendo el culo hasta que al final se acaba levantando el tartán y “empala” a la moza con su “inhiesta verga”. Y donde digo “empala” puedo decir “ensarta”, “perfora” o “atraviesa”; por no señalar que donde pone “inhiesta verga” bien podría decir “potente falo” o “férreo miembro viril”…porque otra cosa no, pero sinónimos de “meter”, “pene” y “duro” hay un montón en el género.

Lo que más me interesa de dichas novelas son, sin duda, sus portadas. Constituyen un arte propio e independiente y creo que la historia las absolverá. Al igual que pasa con el que le hace las portadas a la revista de Ana Rosa, lo de las ilustraciones del “romance escocés” tiene un mérito tremendo: ¡después de siete portadas yo ya no sabría como poner posando al escocés (ni a Ana Rosa)! Pero sin embargo, en la revista “AR” y en la novela de Highlanders siempre acaban dándole una vuelta de tuerca y logran una nueva composición allí donde la inmensa mayoría de los mortales fracasaríamos.

Un servidor, por falta de imaginación, pronto acabaría poniendo al escocés rascándose la entrepierna o a Ana Rosa vomitando agarrada a la taza de un váter. Ellos no: son muy profesionales, y tienen una creatividad tremenda.

¿Y a qué viene esta diatriba sobre las novelas románticas de escoceses? A que ceronegativo me ha presionado para que os ilustre sobre el tema, después de quedar sorprendidos él y Rafa con mi colección de fotografías de portadas que tenía guardadas en el móvil (colección que espero que siga creciendo hasta que el género decaiga o hasta que pierda el teléfono…lo que suceda primero).

BONUS TRACK: Comentario de "Pancho Guaje" a la entrada:

Como amante de este bello subgénero les recomiendo "La Maldición Del Castillo", de Teresa Medeiros, quien, al igual que su hermano Glen*, se empeñó en hacernos brotar ese sentimentalismo que todos llevamos dentro.

La sinopsis de la novela sería esta:

En la Escocia de mediados del XVIII (el 18, por si hay alguien de alguna ingeniería) en una pequeña aldea de nombre impronunciable sólo queda una joven con el virgo incólume. Podríamos pensar que con tantas mujeres desinhibidas los lugareños vivirían felices. Pues no.

Hete aquí (¿hete? ¿qué coño es "hete", además de un extraterrestre con el dedo fluorescente?) que en el castillo de la aldea mora* un terrible dragón de aliento fétido y churruscante. Dicho dragón es de carácter caprichoso y molesta a los vecinos con peticiones más propias de una embarazada que de todo un señor saurio alado imaginario.

El dragón decide que quiere beber sangre pura y la susodicha joven virginal verá su vida en peligro porque poca gente sobrevive al aparato digestivo de un dragón.

Gwendolyn Wilder, que así se llama la heroína, no hallará más que un aliado: el aprendiz del herrero, Tim, del clan de los O'Teo.

Tim clavará una lanza con la punta incandescente en la parte más vulnerable del dragón, matándolo. Luego hará lo propio con Gwendolyn, matándola... de gusto.

La novela tiene una estructura rectangular, si bien en su edición de bolsillo tiende más a cuadrada.

Es muy recomendable pero nada comprable. O sea, recomiéndala pero no seas tonto y no la compres.

*Glen Medeiros es, junto a Georgie Dann, el mejor músico incomprendido de la música mierdosa y vulgar. Su tema "Nada cambiará mi amor por ti" lo hicieron acreedor a una paliza mortal todavía no cobrada.
**"Mora" como verbo; no confundir con el adjetivo, pues cambiaríamos al subgénero "romance moruno" o "maurófilo".

25 comentarios:

ceronegativo dijo...

muy bien, así me gustan lo deberes, rapiditos... para mañana te lees alguno y me haces un resumen de 300 páginas

Anónimo dijo...

jo javi, es usted una caja insondable de sorpresas. Me deja tan atónito que no sé cómo enlazar su post con lo último de Patxi.

Una duda: ¿su novia qué piensa de todo esto?

mitxel

Anónimo dijo...

por cierto, ¿por qué a nadie se la ha ocurrido informar que Ana Rosa tiene una revista?

¿cómo se consiguen los números atrasados?

mitxel

Javi dijo...

@ cero: la verdad es que no tengo pensado afrontar la lectura de una novela romántica...¡a no ser que haga el resumen Marta Harnecker!

@ mitxel: ¿que qué piensa ella sobre Patxi o sobre los Highlanders? Sobre Patxi no tenemos ni ella ni yo opinión propia bien formada, por lo que nos fiámos de lo que usted nos cuenta. Sobre los Highlanders...¡nos encantan, como a toda la gente de bien! (¿quién no se emocionó con "Braveheart", eh, eh, eh?)

Javi dijo...

Pues en la revista de Ana Rosa citan nada menos que...¡a Hugo! http://tinyurl.com/mlt35f

Nynaeve dijo...

Ahhhhhhhh, misterio resuelto, jejeje...

@Mitxel,

Fácil, siempre puedes hacer un montaje y poner la cara de Patxi en esas portadas, que va de que "salvador" con la razón única...

Fernando Jiménez Briz dijo...

Son ustedes una caja de sorpresas. No conocía su afición a la novela rosa y a aus portadas llenas de misterio y erótica de poder. ¿Cuando veremos un libro con el torso desnudo de Aznar?.
Y para colmo en la revista de AR citan al blog de Hugo. ¿Terminara Hugo escribiendo el nuevo libro de Ana Rosa?.

Anónimo dijo...

así si javi. ahora si me puedo declarar fan de tu blog, sólo te falta el estudio de la relación entre avance social de un país y el consumo de novelas de highlanders en el mismo.

un abrazo desde el sureste je.

fran

Javi dijo...

Jajaja, gracias Fran. Me excusaré diciendo que quise evitar el suesudo estudio sociológico que había realizado en Rivas basándome en índice de "consumo de novela romántica por habitante" para que la entrada fuera más ligera y fácil de leer XD

Sira dijo...

Eres un artista, un poquito macarra, pero un artista.

Rodaimos dijo...

¡Que curioso! Lo que más me sorprende es que si salen peras en un libro para público masculino es "erótico", mientras que si salen trancas en un libro para público femenino es "romántico" O_o

Pancho Guaje dijo...

Como amante de este bello subgénero les recomiendo "La Maldición Del Castillo", de Teresa Medeiros, quien, al igual que su hermano Glen*, se empeñó en hacernos brotar ese sentimentalismo que todos llevamos dentro.

La sinopsis de la novela sería esta:

En la Escocia de mediados del XVIII (el 18, por si hay alguien de alguna ingeniería) en una pequeña aldea de nombre impronunciable sólo queda una joven con el virgo incólume. Podríamos pensar que con tantas mujeres desinhibidas los lugareños vivirían felices. Pues no.

Hete aquí (¿hete? ¿qué coño es "hete", además de un extraterrestre con el dedo fluorescente?) que en el castillo de la aldea mora* un terrible dragón de aliento fétido y churruscante. Dicho dragón es de carácter caprichoso y molesta a los vecinos con peticiones más propias de una embarazada que de todo un señor saurio alado imaginario.

El dragón decide que quiere beber sangre pura y la susodicha joven virginal verá su vida en peligro porque poca gente sobrevive al aparato digestivo de un dragón.

Gwendolyn Wilder, que así se llama la heroína, no hallará más que un aliado: el aprendiz del herrero, Tim, del clan de los O'Teo.

Tim clavará una lanza con la punta incandescente en la parte más vulnerable del dragón, matándolo. Luego hará lo propio con Gwendolyn, matándola... de gusto.

La novela tiene una estructura rectangular, si bien en su edición de bolsillo tiende más a cuadrada.

Es muy recomendable pero nada comprable. O sea, recomiéndala pero no seas tonto y no la compres.

*Glen Medeiros es, junto a Georgie Dann, el mejor músico incomprendido de la música mierdosa y vulgar. Su tema "Nada cambiará mi amor por ti" lo hicieron acreedor a una paliza mortal todavía no cobrada.
**"Mora" como verbo; no confundir con el adjetivo, pues cambiaríamos al subgénero "romance moruno" o "maurófilo".

rafa hortaleza dijo...

oficialmente diré que lo mejor de la fiesta PCE 2009 fue el acto homenaje a Marcos Ana... pero la realidad, la cruda realidad, es que el mejor momento de la fiesta fue aquel en el que, habiendo bebido yo alguna copeja, confesaste a mi y a Ceronegativo tu interés por el género "Highlander". Fue simplemente desternillante. Deberíamos haberlo grabado en video y hubiera pasado a los anales, o a los rectales, del Youtube.

Álvaro dijo...

Me llena de orgullo que hayas incluido la etiqueta "Romance Escocés" en tu blog. Eso implica continuidad en este tema que, sin duda, es muy importante para todos.

PD: no olvides nunca que tras los libros mamotréticos de derecho cierta mujer canaria que conocemos custodia una importante veta de material scotch-erótico-festivo.

Javi dijo...

Jajajajaja

Hostia, el comentario de "Pancho Guaje" es buenérrimo, tanto que voy a editar la entrada e incluirlo dentro del propio cuerpo del texto.

Red dijo...

@Pancho Guaje:

he1.

(Del ár. hisp. há, y este del ár. clás. hā).


1. adv. Unido a aquí, ahí y allí, o con los pronombres me, te, la, le, lo, las, los, se usa para señalar o mostrar a alguien o algo.


(DRAE)

Red dijo...

Por cierto: me acabo de dar cuenta de que los que hacen el diccionario de la RAE son aficionados a la novela romántica escocesa:

"...o con los pronombres ME, TE, LA..."

Astallon dijo...

Todavía recuerdo mis tiempos en el FNAC ordenando las secciones de libros de bolsillo... Estos en concreto, me provocaban arcadas y demás sentimientos nada agradables...

L3óN dijo...

Grande Javi, muy grande!

Red dijo...

Me acabo de dar cuenta de que el prestigioso bloguero Ceronegativo es una de las etiquetas de esta entrada, y quisiera saber qué hay que hacer para ser la etiqueta de una entrada del Hijo Rojo, y si hace falta ser un prestigioso bloguero o basta con poner una frase realmente ingeniosa en el twitter.

Javi dijo...

Red, te aseguro que la próxima entrada te tendrá a tí de etiqueta. Pondré en concreto de etiqueta "Red, el comentarista", para evitar que poniendo simplemente "red" llegue aquí interesada en la pesa de arrastre. ¿Y porqué? ¡Porque esta bitácora tiene finalidad de servicio público, está diseñada para alimentar mi ego y haceros felices de paso! XD

Red dijo...

Pues será una entrada con un comentario garantizado :D

(me quita usted un peso de encima, no se me ocurría ninguna frase ingeniosa para poner en el twitter)

Anónimo dijo...

Encantador como descalificas a este género.

Anónimo dijo...

No estas ilustrando nada,y tampoco siendo objetivo. Si pretendias algo de ironia en algun parrafo apenas se hace notar a no ser que utices un descalificativo supuestamente extraidos de los libros. Mi marido es Escoces y es exactamente con los describen los libros. Puedo aportarte un dato sobre ellos a ti que eres rojo, es una especie de prostesta hacia las masacres de los ingleses proporcionadas cruelmente a los clanes escoceses, por lo tanto es facil deducir que en ellos se reflejan la historia de escocia alrededor del S.XVII y la politica. Por eso te aclaro el por que estan siempre estan basados en esa epoca. Y me aveturo a decirte que fueron un pueblo ( digo fueron por que ya los clanes escoceses no existen como tales o almenos estan casi extinguidos y los que quedan son un pequeño resquicio de lo que fueron) que protestaba ante un rey o reyes que querian gobernar un pueblo que no les pertenecia.
Pd: te puedo asegurar que como folla un escoces no folla un español. Y yo no soy sumisa.

David dijo...

Como me ha fascinado cuando fui a Escocia todo lo vinculado con dicho país me gusta mucho y por eso constantemente trato de conseguirme pasajes baratos para llegar allí. Ademas también me interesa tener la posibilidad de obtener barato viajes a new york