Compraventa del “dolor”. La hipocresía de Pilar Rahola.

Éste sábado ha acudido al programa “La Noria” de Telecinco Violeta Santander, quien es conocida por ser la mujer a la que Jesús Neira intentó auxiliar al verla siendo agredida por su novio, Antonio Puerta.

Violeta Santander asegura que Antonio Puerta no la empujó, y que por tanto Jesús Neira se equivocó al acudir a ayudarla. A pesar de que, según se ha publicado, los testigos presenciales y la cámara de seguridad del hotel señalan que efectivamente Puerta, en un forcejeo, empujó y tiró al suelo a Violeta Santander, ella mantiene que cayó al suelo víctima de un ataque de vértigo.

Antonio Puerta dio un puñetazo a Jesús Neira que le produjo una lesión cerebral y un edema pulmonar. En el momento en el que escribo esto el profesor Neira se encuentra en coma.

Considero que Jesús Neira se comportó como toda persona con ética debería haberse comportado. Actuó de una forma correcta. Es más, aunque Puerta no estuviera pegando a Violeta Santander y sólo lo pareciera, Neira actuó correctamente acercándose a la escena e increpando a Puerta (personaje que según su novia iba puestísimo de cocaína) para que cesara de comportarse agresivamente. Hizo lo que se debe hacer en una situación en la que hay poco tiempo para reaccionar y en la que, además, uno tiene que enfrentarte a una persona que es altamente posible que reaccione violentamente (como desgraciadamente sucedió).

Si intervienes tal vez te equivoques, pero si no intervienes te equivocas seguro. Jesús Neira intervino y, a luz de los datos que se nos han ofrecido, no se equivocó en absoluto. Tuvo un comportamiento ejemplar, y acabó muy mal parado.

Lo más sorprendente de la “entrevista” (por llamar de alguna manera al bochornoso espectáculo que se vio en “La Noria”) no fue la actitud de Violeta Santander, quien se movió dentro de lo que era previsible esperar tras saber su posición en éste tema: defendió a Antonio Puerta diciendo que era una persona que nunca le puso la mano encima, y remarcando continuamente el atenuante de que Puerta estaba muy drogado; se lamentó de que Neira estuviera en ese fatal estado, pero siempre aclarando que ella también era una víctima (no de Puerta, sino “de la sociedad”). Decía que lo más sorprendente no fueron las declaraciones de Violeta Santander, sino la brutal hipocresía que desplegó una de las periodistas que sentaban frente a la invitada para ponerla a parir: Pilar Rahola.

Nada más comenzar su intervención Rahola acusó a Santander de inmoral por comerciar con el sufrimiento de Neira y su familia, pues la mujer acudió al programa “La Noria” cobrando. Dijo (si no me falla la memoria, lo dijo textualmente) que lo que hacía Violeta Santander era “comprar el sufrimiento ajeno”.

Se equivocaba totalmente la señora Rahola: Violeta Santander estaba, en todo caso, “vendiéndolo”, pues quien lo compraba era Telecinco. En el negocio que a Pilar Rahola le parecía inmoral (el uso lucrativo del dolor) la cadena de televisión que le pagaba a doña Rahola por sentarse y participar del espectáculo era no sólo cómplice, sino parte imprescindible. Sin un Telecinco que compre algo deleznable, no hay una Violeta Santander que pueda consumar la venta de algo deleznable.

Rahola, denunciando el vicio ajeno, destapó el suyo propio, pues ambas participaban del mismo negocio en términos idénticos, pero como partes enfrentadas.

“La hipocresía es el tributo que el vicio rinde a la virtud” (François de la Rochefoucauld)

PS.: En la foto de abajo a la derecha, el profesor Neira. Pase lo que pase, ese será el rostro de un hombre que habrá vivido, porque vivir no consiste en respirar, sino en obrar. Mis mayores deseos de recuperación para él.

16 comentarios:

Luis dijo...

Pues yo lo siento, y aunque estoy de acuerdo con mucho de lo que ha escrito, creo que Rahola fue lo único decente de esa mesa. No es comparable lo que puede cobrar un colaborador por un debate, haciendo su trabajo, que la millonada que cobro esta mujer por vender el dolor. Rahola estuvo soberbia, y yo le agradezco su posición.

Oscar dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que comentas en el post. Lo de ayer fue un circo con muchos payasos.
Creo recordar que Rahola dijo algo así como que era la primera vez que sentía vergüenza de estar delante de alguien. ¿Pues por qué narices fue al programa si ya sabía a quien se iba a encontrar?

Kaneda dijo...

@ Luis: Sí, Rahola efectivamente cobraba por hacer su trabajo: dar cera a la invitada.

¿Y no estaba haciendo allí Violeta Santander el TRABAJO para el que fue contratada por Telecinco?

Que alguien esté haciendo un "trabajo" no puede dignificar per se una labor (un sicario está trabajando cuando mata, un camello a la puerta de un colegio está trabajando...)

No es más indigno el trabajo que allí realizaba Rahola que el que realizaba Santander. Son ambos igual de dignos o de indignos (a juicio de Rahola, indignos)

Otra cosa es que Santander sea, como persona, mucho más indigna que Rahola (que efectivamente lo es)

@ Gracias por tu comentario Oscar.

Recibid ambos un cordial saludo.

Ismael P. dijo...

Señor Kaneda, yo también entiendo su reflexión en el fondo, pero creo que se equivoca mucho poniendo a la periodista, en este caso Rahola, en el punto de mira. En este caso (sin que sirva de precedente) Rahola hizo un papel impecable, desnudó la situación, puso en evidencia al programa y dejó claro que esa tipa se hacía de oro con el dolor ajeno. Creo que se ha dejado llevar por sus prejuicios contra Rahola, y no ha visto el tema de fondo. Coincido con su sentir, pero su comentario me parece deplorable. Estoy de acuerdo con el tal Luis

Anónimo dijo...

Creo que no es lo mismo ser periodista que ser lo que sea que es esa "señora", Rahola no es una persona que me guste especialmente, pero Violeta Santander, (que desgracia para los Santanderinos), es un ser despreciable, este desperdicio humano no se merece ni un minuto de dolor de del Señor Neira y su familia, la veremos en mas programas, intententaran adoctrinarla mejor, pero no la quitaran el pelo de la dehesa.

Kaneda dijo...

@ Ismael: ¿"puso en evidencia al programa (...)"?

Puso en evidencia a Violeta Santander (cosa nada difícil por ser una persona despreciable, cosa que creo que casi todo el mundo compartimos), pero al programa "La Noria" lo dejó intacto.

El negocio de la compraventa del dolor tiene dos partes. Telecinco tiene un papel no sólo de cómplice en ese asunto del tráfico de sufrimiento, sino de parte NECESARIA para que se consumara el negocio.

Claro que no es comparable, en el plano humano, Pilar Rahola y Violeta Santander: Rahola no ha hecho lo que ha hecho Violeta Santander. Eso está fuera de toda duda.

El vicio moral de Rahola no es el ser una desgraciada como Santander: su vicio es el ser una hipócrita tremenda, de esas que se guardan bien de morder la mano que les da de comer (ojo, nadie le a Rahola pide que la muerda, pero si no lo hace que tenga el decoro de obviar en los demás lo que obvia en su propio caso).

Recibid un cordial saludo y gracias por lo cometarios.

Anónimo dijo...

Una entrada de una bloguera titulada "La Noria se pasa de la raya" ya es la más meneada en menéame.

Y eso que fue publicada antes de que se viera en el programa a la mujer defendida por Neira.

Creo que es buen indicativo de la repulsa que genera en buena parte de la sociedad que haya quien esté dispuesto a pagar por ésta basura. No todo vale: La Noria se ha pasado de la raya.

http://meneame.net/story/la-noria-se-pasa-de-la-raya

Mar Iñas dijo...

Aquí os dejo el link a una opinión que también me ha molado. Un saludo.

Violeta Santander en La Noria, según La Txistorra Digital

Patri dijo...

A mi también me gustó Rahola y me gustó la entrevista. Creo que quedó en evidencia esta mujer. La han neutralizado.

Anónimo dijo...

PARA MÍ LA UNICA PAYASA CARENTE DE HUMANIDAD ES VIOLETA SANTANDER. Nadie más. No solo ingrata, altanera, arrogante, prepotente, sino además motivada por el dinero, el que le pagan los medios de comunicación y por supuesto, el dinero de su millonario novio. Ni de coña va a declarar contra él. Se terminaria la gallina de los huevos de oro. Que a fin de cuentas, más culpa tiene ella, porque él no deja de ser un pobre desquiciado por las drogas

Compadezco a Jesús Neira. La de mujeres que hoy ya no están entre nosotros y que hubieran agradecido su intervención, de la manera que fuera (ya que él no está en situación de defenderse de las acusaciones de metomentodo que le está lanzando la fulana Violeta Santander). Dió con la mujer equivocada

esamagon dijo...

en el caso Rocío Wanninkof hubo tambiénn un linchamiento social, judicial y tertuliano contra 'la lesbiana asesina de una pobre niña' y luego ¿qué? ERA INOCENTE aquí yo veo lo mismo, y Pilar Rahola es una impresentable total, me hizo mucha gracia cuando Santander le preguntó a Rahola que quién era ja ja ja y que ella, Rahola, también estaba cobrando. Lee http://blogspot.com a los Quijotes les suelen majar a palos por confundir molinos con gigantes, amigo sancho. Un punto para la santander por estar al lado de su pareja, haga lo que haga, en la salud y la enfermedad, en la felicidad y en la droga ¡eso es una mujer!

esamagon dijo...

Quijote: "amigo Sancho, me parece que veo allí una mujer maltratada, corro a salvarla"
Sancho: "téngase vuesa merced pues yo sólo veo una pareja que, como tantas en las Españas de este siglo, sólo tiene una discusión fuertecilla, y que alguien se caiga no siempre quiere decir que le tiren o peguen, acuérdese vuesa merced de cuando le dije que los gigantes no eran sino molinos y acabó su merced con ni una costilla entera"
Quijote: "Alto fementido canalla hideputa, detén tu mano grosera de agredir a esta sin par doncella que..."
PLAF (don Alonso Quijano se lleva una hostia de campeonato por insultar a quien no conoce)
Sancho: "ya le dije a su merced que se tuviera, que cuando las tortas vuelan es fácil que le caigan a su merced sobre todo si se acerca..."

Anónimo dijo...

Fue lamentable la intervención de la señora Rahola, quien también iba cobrando. No comprendo la fijación con el vestuario de Violeta, hablando del tema que se hablaba y a la tal ex-política solo se le ocurre hacer gala de su inconsciente envidia.
Al señor Calabuix decirle que haciendo gala de lo correcto y justo que es siempre debería donar su sueldo del programa, multiplicado por 4 a una asociación de mujeres maltratadas

Anónimo dijo...

Últimamente los medios de comunicación están pero que pasandose dos pueblos con lo de los maltratos. Esta pareja estaba discutiendo y el que se metió no tenía que haberse metido y menos llamando mariquita y no sé que más a alguien que estaba en pleno enfado.
Medios de comunicación dejad ya de comer la cabeza con el tema, y de hacer de padres de nosotras, muchas gracias pero dejadnos ya porque situaciones como esta han ocurrido gracias a vosotros, es lamentable que tanto el profesor, su esposa, Violeta y el acusado hayan arruinado su vida con vuestra ayuda.
Y que conste que soy mujer

Anónimo dijo...

bueno solo digo q este pais de la pandereta se libran las putas e hijos de puta drogatas y mas,y la culpa de los padres q deben ser igual,y quienes la defiendan,la culpa ella de empezar y seguir con el por masoka qq es,si muere neira estó se acaba y se cambiará las ideas de no defender ninguna tia por escenicas y aventureras sin pensar consecuencias y luego digan vivan las feminas y feministas y luego q no digan q defienden la violencia propagandistas

Diego dijo...

Comprendo que la Rahola no caiga bien a mucha gente, de hecho durante años tampoco ha sido santo de mi devoción, pero hace años que sigo sus artículos (y ahora la respeto como periodista) y si en algo mantiene una línea coherente y diáfana es en su defensa de los derechos de la mujer.
En el programa estaba como periodista, trabajando y cobrando (¡faltaría más!) y como tal actuó y no se cortó un pelo. Creo que su indignación y vergüenza ajena eran legítimas y sinceras.
Por el contrario Violeta Santander, que lo único que tiene de positivo es una estupenda planta, estuvo chupando de su minuto de gloria y de una pasta gansa que evidentemente no se merece. En lugar de víctima se ha convertido en encubridora y justificadora de su semental y ha mostrado una carencia absoluta de empatía y de inteligencia emocional. Ha echado la culpa a todo el mundo de lo que ha hecho el delincuente de su novio y no ha asumido su propia culpa de masoquista.
De todas formas, la explicación de como es esta chica, a la que yo considero una desequilibrada inmadura, se puede intuir cuando se ve la actuación de su padre ante las cámaras. Eso sí que es un buen elemento, comprendes que si ese ha sido el rol masculino que ha podido observar Violeta mientras crecía es lógico que haya acabado echándose de novio a un chulo putas como el amigo Puerta.
Para estudiantes de psicología, creo que los argumentos y el lenguaje corporal de Violeta Santander no tienen desperdicio e indican un grave desequilibrio. La veo internada en una institución mental, y si no...al tiempo.
Diego