"Inyectar dinero": regalar comida al indigesto

Desde hace algún tiempo no para de oírse en los medios de comunicación que el Banco Central Europeo y la Reserva Federal Estadounidense están “inyectando dinero en los mercados” (sólo en los últimos días, los principales bancos centrales han “inyectado” 224.000 millones de euros)

¿Qué es “inyectar dinero”?

Éste término de apariencia casi médica es un eufemismo con el que se intenta hacer visual que los Bancos Centrales “sanan” los mercados. Nada más lejos de la realidad: lo que se esconde tras esto es que los Bancos Centrales acuden al rescate de las entidades bancarias prestándoles dinero a un interés bajísimo para que puedan seguir con su negocio crediticio como venían haciendo.

Fueron las “inyecciones de dinero” al capital privado lo que permitió que los bancos pudieran continuar dando hipotecas de altísimo riego (las llamadas “subprime”) agrupándolas en paquetes junto con las “prime” (hipotecas de poco riesgo de impago) para posteriormente deshacerse de ellas vendiéndolas a quien quisiera comprarlas.

Debido a que los bancos privados desconfiaban unos de otros (si tú y yo sabemos que un banco no es de fiar, imagínate qué certeza de ello tiene el dueño de un banco: nadie mejor que un ladrón sabe que los ladrones se dedican a robar) dejaron de prestarse dinero entre sí, y la única forma de obtener las grandes cantidades de líquido que se necesitaban para mantener el “negocio de los bonos hipotecarios basura” era recurrir a los Bancos Centrales.

La burbuja pudo hacerse aún mayor gracias al dinero fácil que el BCE y la Reserva Federal dieron a las entidades bancarias privadas. Ahora ha reventado y los trabajadores lo estamos pagando.

En un artículo en Rebelión sobre la crisis hipotecaria estadounidense, Fernando López D’Alesandro dice que “inyectar más dinero al sistema es como darle de comer a un indigesto”. No le falta ni un poco de razón a D’Alesandro: pretenden que un sistema que colapsó de forma tardía gracias a los fondos públicos se cure…dándoles fondos públicos.

Hay un dicho que retrata de una forma muy certera la oportunidad de éstas “inyecciones de dinero”: “es propio de la locura el pensar que, repitiendo de nuevo lo mismo en la misma situación, se van a obtener resultados diferentes”.

[Entrada anterior relacionada en El Hijo Rojo: "Contra la ayuda al pago de hipotecas como medida de izquierdas", "En positivo: nuestra propuesta, la banca pública"]

5 comentarios:

dominbenito dijo...

Lo has explicado bastante bien.

Ya es hora de que comencemos a llamar a las cosas por su nombre

Juan dijo...

Muy bueno ;)

Anónimo dijo...

Me gustó esta explicación, un saludo.

Marcos Bahn dijo...

Es interesante que esto más o menos llegue a la gente. Se tiene a errar cuando la gente oye "la reserva federal ha nacionalizado a la empresa gordísima X" y los que tenemos un rejo socialista tendemos a ponernos brutos ante esa afirmación... y nada más lejos de la realidad.

Estas "nacionalizaciones" se realizan para que siga funcionando el sistema de manera que los que quieren seguir manteniendo el capitalismo liberal hacen lo contrario de lo que predican: intervenir. Sí, se dejan en evidencia, dejan muy claro que el sistema no funciona tal y como nos han contado pero... ¿qué más da? Dentro de 10 años, mínimo, habrá otra como esta y volveremos a estar en las mismas.

Kaneda dijo...

Sabio como siempre el compañero Bahn: ahí donde le véis, mientras comenta en mi blog, desarolla complejos programas informáticos que, en última instancia, serán los responsables de Skynet.

¡Gracias a todos por vuestros comentarios!