"Socialismo para principiantes" (V): la contradicción fundamental del capitalismo

Las fuerzas productivas son la energía con que cuenta una sociedad para producir, y están constituidas por todos los elementos que intervienen en la producción material: la fuerza de trabajo, su habilidad y grado de especialización; los medios con los que se trabaja (instrumentos, máquinas, locales, etc.) y la materia sobre la que se trabaja.

Sin embargo, las fuerzas productivas no son la simple suma de estos elementos: dependen de la forma en que estos elementos se combinan. Las fuerzas productivas son las fuerzas que resultan de la combinación de los elementos del proceso de trabajo bajo relaciones de producción precisadas. Su resultado es una determinada productividad del trabajo.

El trabajo del hombre va perfeccionándose a través de la Historia, es decir, van desarrollándose las fuerzas productivas de la sociedad. Por ejemplo la producción artesanal, donde el tejedor realiza su trabajo en su hogar, es reemplazada por la producción industrial, en que se reúne un gran número de tejedores que utilizan telares mucho más complejos, hasta llegar al telar mecánico moderno. En esta producción industrial el trabajo pasa a tener un carácter cada vez más social.

Pero este proceso de socialización de las fuerzas productivas no debe ser reducido sólo a la socialización del trabajo dentro del centro de trabajo. La socialización de las fuerzas productivas desborda ampliamente el marco del centro de trabajo: abarca toda la sociedad. Esto depende fundamentalmente de dos hechos: el origen cada vez más social de los medios de producción y el destino cada vez más social del producto.

Por “origen cada vez más social de los medios de producción” debe entenderse el hecho de que estos medios de producción provengan de un número cada vez mayor de ramas de la producción económica. Así, la agricultura primitiva, por ejemplo, se bastaba a sí misma, siendo el propio campesino el que fabricaba sus instrumentos de trabajo, preparaba las semillas, etc. En este caso, la cantidad de medios de producción de origen no agrícola era muy pequeña o nula. Pero, a medida que se perfeccionan las técnicas agrícolas, la agricultura va necesitando cada vez más medios de producción que provienen de otras ramal económicas: herramientas más complejas, tractores, trilladoras, fertilizantes, desinfectantes, energía eléctrica, combustible, etc.. Lo mismo ocurre en otras ramas de la industria.

Con “destino cada vez más social del producto” nos referimos al hecho de que los productos resultantes de un proceso de producción están destinados, por lo general, a un número creciente de utilizadores o consumidores, sea directa o indirectamente.

Se llama “socialización de las fuerzas productivas” al carácter cada vez más socializado del proceso de trabajo, por una parte, y a la interdependencia cada vez mayor de los diferentes sectores de la producción, por otra.

Esta socialización determina que vaya siendo cada vez más imposible poner en acción estas fuerzas en forma individual.

La concentración de los medios de producción propia del sistema capitalista hacen que éstos medios de producción ya no pueden ser puestos en acción por un individuo aislado: requieren del concurso de un gran número de trabajadores y el producto obtenido es el fruto del trabajo colectivo de todos ellos.

Sin embargo, como vimos en las entregas anteriores, quien se apropia de la mayor parte de este fruto no son los trabajadores que lo produjeron, como ocurre en el caso visto recientemente, sino que es el propietario de los medios de producción: el capitalista.

Los productos creados ahora socialmente no pasan a ser propiedad de aquellos que realmente ponen en acción los medios de producción, es decir, de los verdaderos productores, sino que, pasan a manos del dueño de los medios de producción.

A medida que se desarrolla y expande el capitalismo esta contradicción entre el carácter social de la producción y la forma privada de apropiación capitalista se va agudizando.

Decimos que entra en contradicción cada vez más aguda, ya que, como hemos explicado, desde el comienzo del modo de producción capitalista ha existido una contradicción entre el carácter privado de la propiedad capitalista de los medios de producción y el carácter social que tuvo desde su inicio la fuerza de trabajo, contradicción que no existía en la producción artesanal.

Ahora bien, ha sido justamente esta contradicción la que ha servido de mayor impulso al desarrollo de las fuerzas productivas en las primeras etapas del desarrollo capitalista. El capitalista, movido por el afán de ganancia, al reunir bajo su mando a un cierto número de trabajadores, estimuló enormemente el desarrollo de las fuerzas productivas: primero, especializando al máximo a los trabajadores; después, introduciendo la máquina.

Este desarrollo, impulsado por la competencia capitalista, implica, en una primera etapa, la desaparición de los pequeños productores independientes y, luego, la desaparición de los capitalistas más débiles, concentrándose la producción en un número cada vez más restringido de personas, las que por ser dueñas de los medios de producción disponen también de la mayor parte de la riqueza social obtenida a través de ellos.

[Si quieres puedes echar un vistazo a la entrega anterior pinchando aquí]
[Ésto que lees es un resumen de la primera parte del sexto CEP de Marta Harnecker, que puedes descargar de muchos sitios, por ejemplo aquí]

2 comentarios:

Kaneda dijo...

Debido a un problema con blogger, si entras desde "I Love IU", para ver correctamente ésta entrada, copia y pega en tu barra de direcciones:

http://elhijorojo.blogspot.com/2008/09/socialismo-para-principiantes-v-la.html

Perdón por las molestias.

Soria dijo...

A ver, te contesto aquí que seguro que en mi blog te pasas de Pascuas a Ramos, xDDDD. Te contesto por partes, como tu apartado, ;D

1.- Tags: cierto, soy un puto patán y no los pongo. Ahora que los republicanos han rechazado el plan de salvamento de Bush escribiré algo y pondré tags a ver si me entra alguien a darme caña. :'(

2.- Jajaja, joe yo creo que el diseño está panchito, no es chungo de leer, ¿no?

3.- Lo de sindicarlo...te debería contar una anécdota relacionada con NNGG, [Modo Reigui ON] pero en privao, no conviene dañar al PARTIDO[Modo Reigui OFF]. Si lo sindico, más que en NNGG me molaría en RedLiberal o algo así.